Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La nueva representante de los juzgadores federales advirtió que si la reforma al Poder Judicial se aprueba en los términos propuestos por el Ejecutivo podría provocar inestabilidad.
Juana Fuentes Velázquez, nueva directora de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito (JUFED), manifestó su abierto desacuerdo con la elección de impartidores de justicia mediante el voto popular, porque, dijo, se corre el riesgo de que terminen al servicio de intereses particulares, políticos y del crimen organizado.
Sin embargo, expresó que la postura de la asociación civil es el diálogo con los Poderes de la Unión, a los que pidió no sólo escuchar a los Jueces y Magistrados, sino a los empresarios, grupos vulnerables, mujeres y usuarios del sistema de justicia, antes de legislar esta iniciativa.
«Las consecuencias de una reforma podría no nada más afectar al interior del Poder Judicial, sino también una paz social por la que hemos luchado todos los que formamos parte de este País, porque si algo ha permitido esa paz social es esa interrelación entre los tres poderes», dijo en entrevista con REFORMA.
«Para mí generaría una inestabilidad para la sociedad misma; hay muchos procedimientos, llevamos materia civil, penal, laboral, administrativa, telecomunicaciones, donde evidentemente habría una crisis que dañaría no nada más la división de poderes sino a la sociedad en general».
La Juez Fuentes Velázquez preside la JUFED desde el pasado 19 de junio, en relevo del Magistrado Daniel Sánchez Montalvo, quien renunció al cargo ante señalamientos de un posible conflicto de interés, ya que su esposa Ana Laura Romero fue diputada local de Morena e integrante del equipo de campaña de Eduardo Ramírez, Gobernador electo de Chiapas.
La también Juez del Décimo Primer Tribunal Laboral Federal de Asuntos Individuales, en la Ciudad de México, aceptó que el Poder Judicial de la Federación es perfectible y que la iniciativa de reforma puede asumirse con autocrítica.
De hecho, estimó que es necesario «socializar la justicia» y procurar un acercamiento del Poder Judicial con la sociedad, como lo reclama la propuesta de modificaciones, para detectar cuestionamientos y señalamientos.
Sin embargo, advirtió, los términos en que se pretenden hacer los cambios pasa por alto los derechos laborales y las largas carreras y especialización de los impartidores de justicia, además de que no considera las voces de los distintos sectores sociales.
«Hay que escuchar las voces de todos los sectores, no nada más en el ámbito del Poder Judicial, tenemos que escuchar al empresario, tenemos que escuchar a grupos vulnerables, tenemos que escuchar a las mujeres, tenemos que escuchar a todos los que en algún momento requieren de que el Poder Judicial actúe», dijo.
Fuentes Velázquez refirió que algunas ideas contenidas en el proyecto presidencial pueden ser analizadas y discutidas, como el reemplazo del Consejo de la Judicatura Federal por un órgano de disciplina y otro de administración, aunque estimó que este tipo de propuestas no son de fondo.
Lo que sí consideró de fondo y al mismo tiempo un riesgo es la elección de impartidores de justicia mediante el voto popular, porque en su opinión rompe con los principios de imparcialidad, autonomía, independencia, profesionalismo y ética judicial.