Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Con la introducción de la vacuna contra Covid-19 desarrollada por la farmacéutica Pfizer, la cual requiere de una red de ultracongelación que no existe en México, se corre el riesgo de un alto desperdicio de ésta o la aglomeración de personas para su aplicación, lo que facilitaría la transmisión de la enfermedad, advirtió Miguel Ángel Nakamura López, experto en vacunación adscrito a los Servicios de Salud de Oaxaca.
Aseguró que, según lo informado por la compañía, se harían entregas de paquetes con 975 dosis, las cuales tienen que utilizarse máximo en cinco días, tiempo de vida útil una vez que se almacenan en un refrigerador normal.
Ante ello, explicó, las autoridades sanitarias no deben esperar a que se junten las 975 personas en un día, sino que tendrá que implementar una programación para aplicar 200 vacunas diarias; por lo que la logística sería complicada y de fallar, habría un gran desperdicio.
El especialista también consideró que México no debería adquirir una red de ultrarefigeración, pues los biológicos del esquema nacional no la requieren.
“No hay necesidad de tener un equipo de ultracongelación; sería más costoso invertir en refrigerados de ultracongelación para cada unidad médica que son más 20 mil y éstos cuestan de 250 mil a 300 mil pesos cada uno”, señaló.
Previamente la OMS y la propia Secretaría de Salud reconocieron que la logística para distribuir dicha vacuna sería un reto ya que requiere estar almacenada a menos 70 grados.