Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La contrarreforma eléctrica propuesta por el Gobierno federal tendrá un impacto en el presupuesto de 261 mil millones de pesos, estimó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
El monto calculado será el resultado de indemnizaciones, cancelación de inversiones, pagos de subsidios y sobrecostos de operación en CFE que representarían el 0.94 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).
Se advierte que la iniciativa cancelaría los permisos de generación del sector privado, así como todos los contratos de compra-venta, lo que impactaría 45 gigawatts de capacidad instalada operacional, además de proyectos pendientes de aprobación para su integración a la red e infraestructura en construcción.
Al tratarse de una modificación unilateral de los contratos y permisos de generación por parte del Gobierno mexicano, las cláusulas de protección a la inversión que se tienen firmadas con distintos países darían paso a arbitrajes internacionales, advierte el CIEP.
Dada la extensa vigencia de los contratos, esto implicaría que el Estado mexicano desembolse recursos por compensaciones equivalentes al valor perdido por los demandantes tan solo en las subastas eléctricas, cuyo monto de inversión comprometido asciende a 8 mil 969 millones de dólares, es decir, cerca de 182 mil millones de pesos.
Además, la iniciativa plantea que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) aumente la generación de sus plantas y provea 54 por ciento de todas las necesidades eléctricas del País.
«Suponiendo una estructura de ingresos y costos constantes, este aumento en la generación implicaría un sobrecosto de 15 mil 877 millones de pesos respecto al escenario base», señala.
La iniciativa del Ejecutivo también propone cancelar todos los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad, así como las diversas figuras de generación privada como los Productores Independientes de Energía.
Esto eliminaría los incentivos a nuevas inversiones del sector privado, lo que representaría un aumento en los requerimientos de financiamiento público para mantener los mismos niveles en capacidad y generación de electricidad de al menos 47 mil millones de pesos.
Además si se quiere evitar incremento de precios para el consumidor final, los subsidios tendrían que subir para revertir la tendencia a la baja desde 2018, advirtió el CIEP.
En ese escenario, para 2022 el monto de subsidio alcanzaría los 76.8 mil millones de pesos, sin embargo para el próximo años se asignaron 3 mil 869 millones de pesos.

¡Participa con tu opinión!