El diputado Enrique García López libró una posible sanción, tras ser acusado de publicitar su informe de labores a través de anuncios espectaculares, presuntamente con fines de promoción personal con tintes políticos. Ayer, en sesión ordinaria, el Tribunal Electoral del Estado lo exoneró al no haberse acreditado una promoción desmedida y personalizada en su beneficio.

De acuerdo a la ponencia de la magistrada Claudia Eloísa Díaz de León, misma que fue aprobada por unanimidad, se determinó que no hubo pagos sospechosos de espectaculares que utilizó el legislador local, además que no se acreditó la promoción desmedida y personalizada en su beneficio, ya que fueron utilizados en el tiempo previsto en la ley sin afectar la equidad en la contienda electoral.

En la resolución, se indica que los espectaculares que contrató el diputado señalado, son considerados como propaganda gubernamental, pues lo que se promovió fue un informe de actividades tal como debe hacerlo un servidor público y el derecho ciudadano de conocer lo que hacen las autoridades, en este caso, el diputado.

Se trata de hechos permitidos y regulados en el marco de la Constitución, pero que “de ninguna manera acreditan una promoción desmedida y personalizada en beneficio del diputado denunciado, y que además, fueron realizados dentro de la temporalidad prevista en la ley”.

Cabe referir que fue el ciudadano Luis Felipe Huerta Estrada, quien interpuso el recurso de apelación ante el TEEA en contra de la resolución CG-R-04/21 emitida por el Instituto Estatal Electoral, pues consideró que “dejó intocadas partes de la resolución revocada por el Tribunal Electoral en enero de este mismo año.

Como parte de la acusación, el ciudadano dejó de manifiesto que la autoridad responsable, es decir, el IEEA, debió considerar que los espectaculares denunciados no eran un informe, sino promoción personalizada de un servidor público.

Sobre esto, la resolución de los magistrados electorales fue que, si bien, los hechos denunciados encuadran como propaganda gubernamental, no se comete falta o delito alguno si lo hace dentro de los tiempos previstos en la ley, promocionando exclusivamente su trabajo y resultados, como debe hacerlo todo servidor público.