Estephany de la Cruz
Agencia Reforma

Guadalajara, México.-Si un amigo, familiar o conocido te pidió ser su aval para un crédito, debes saber que en caso de impago, tus finanzas se podrían ver afectadas.

Un aval es la persona, ya sea física o moral, con la que los bancos u organismo aseguran el pago de la deuda, ya que en caso de que la persona que lo haya contratado no pague, la institución puede exigir que el aval cubra la deuda e incluso ejecutar una acción legal, informó la Condusef.

Incluso, existe la posibilidad de un embargo, en caso de que el aval carezca de recursos para enfrentar sus obligaciones, si la deuda es liquidada, la persona que fungió como aval puede tomar acciones contra el deudor, aunque es un proceso que no garantiza el pago.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), recomienda en caso de aceptar ser aval, primero informarse, investigar a la persona que está pidiendo está acción.

También conocer el tipo de crédito que va a adquirir, ya que está deuda podría llegar a ser tuya en caso de incumplimiento de pago.

El organismos también aconseja indagar en los ingresos de la persona que desea el crédito, para saber si son estables y si no tiene otras deudas.

«Prácticamente pues es poner nuestro historial crediticio al servicio de otra persona, entonces por eso se considera una actividad que se deba de hacer con mucha responsabilidad y gran cuidado y no pensar que no tiene ninguna consecuencia», comentó Israel Macías, académico y experto en economía de la Universidad Panamericana (UP).

«Si no que en la medida en qué otra persona incumpla con sus obligaciones adquiridas, nosotros estaremos poniendo en riesgo nuestra calidad crediticia».

¡Participa con tu opinión!