María Fernanda Tapia Cortes 
Agencia Reforma

Con los incrementos a las cuotas de derechos que pagan los concesionarios por el aprovechamiento del espectro radioeléctrico, aprobados por la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, subirán los precios que pagan los usuarios por telefonía móvil e internet en el 2021 y se encarecerá el 5G cuando llegue al país.

De acuerdo con Ernesto Piedras, CEO de The Competitive Intelligence Unit (The CIU), el incremento aprobado del 6.57 por ciento a la cuota para el aprovechamiento de la banda de 800 MHz, que se utiliza para telefonía celular y banda ancha móvil, se traducirá en la práctica en un aumento del 3.5 por ciento respecto a la cuota vigente este año, y se reflejará en las tarifas finales al consumidor.

Así, por ejemplo, los planes de pospago más económicos que ofrecen llamadas, mensajes ilimitados y 1024 MB, se encarecerían de entre 199 y 225 pesos mensuales, a entre 205 y 232. Los que ofertan llamadas, mensajes y 8192 MB pasarán de costar entre 699 y 745 pesos mensuales a entre 723 y 771, y así con todos los demás paquetes.

“La (banda) de 800 MHz, que es la que Hacienda había propuesto incrementar en 56.5 por ciento, incrementa 3.5 por ciento, que si te das cuenta, se parece a la inflación, prácticamente se mantendría en términos reales. Esa banda ya de por sí es muy cara a nivel internacional, es muy cara en México si se compara con niveles internacionales”, afirmó.

Agregó que el dictamen también adiciona una cuota de derechos que hasta ahora no se cobraba para las bandas de 600 MHz, 1,500 MHz y 3.5GHz, que se utilizarán principalmente para el despliegue de las redes de última generación o 5G. De ahí el riesgo de que al encarecerse, se retrase su llegada y popularización en México.

“La (banda) de 600 MHz es 10 veces más cara que en nuestros pares económicos, entonces, en esas, todavía no hay un cobro por uso del espectro () es un nuevo cargo que se hace a las empresas, y es un espectro que todavía no está operando mucho, pero cuando se ponga a operar, sí va a representar un aumento importante”, explicó.

“Se estima que algo así como el 14 al 17 por ciento del costo se va para uso de espectro, si dijéramos 0.15 por ese aumento, pues sí es un incremento, dependiendo del operador, pero significativo, que como va a ser un incremento a costo, lo normal en procesos de mercado es que la empresa lo transfiera a los consumidores”.

De acuerdo con la Asociación GSM, México es ya un claro ejemplo de la imposición de altas cuotas anuales por el uso del espectro, que van mucho más allá de los niveles requeridos para la recuperación de costos administrativos.

Por eso, opinó, la política fiscal debería tender a cobrar una tasa menor, para aligerar la carga, promover menores precios, y con eso por la vía de la elasticidad, hacer que hubiera más tráfico de voz y datos y por tanto, incrementar la recaudación, a la vez que se eliminan las brechas digitales.