Estephany de la Cruz 
Agencia Reforma

Tener una deuda no es pretexto para que los despachos de cobranza te atormenten.

Es normal que las instituciones bancarias tengan intermediarios para que negocien, reestructuren o requieran el pago de una deuda, pero hay prácticas que tienen prohibido hacer y de las cuales puedes defenderte.

Principalmente, los despachos de cobranzas financieras no te pueden llamar antes de las 07:00 horas y mucho menos después de las 22:00 horas, de acuerdo con la Comisión Nacional para la defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Tampoco pueden utilizar amenazas, ofensas o gritos para exigir el pago de la deuda, ni intimidarte con un embargo o ejercer acción legal.

En caso de recibir alguna de estas acciones por parte del despacho, puedes defenderte, reportando estos abusos en el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco), ingresando a: https://eduweb.condusef.gob.mx/redeco/redeco.aspx.

Por hacer estas malas prácticas, el despacho puede ser acreedor a una multa.

Es importante mencionar que los despachos deben estar dados de alta en el Redeco y se pueden verificar en el portal anterior, y al primer contacto deben explicarte por qué institución te hablan, el monto de la deuda y el motivo de la cobranza.

Por otro lado, la Condusef hace hincapié que la formalización de un convenio deberá realizarse con la entidad financiera que otorgó el crédito y no con el despacho.

Las únicas condiciones que tienen para realizar la gestión de cobro es: documentar por escrito con el deudor el acuerdo de pago, señalar el importe a pagar con el monto principal desglosado.

Deben especificar si con ello se obtendrá el finiquito o liquidación del adeudo o solo se cubrirá un pago parcial, y señalar claramente en el documento el número de cuenta de la entidad financiera en la que se realizará el pago, con referencia al número de crédito que se trate.