Óscar Romo Delgado, presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado (AUGTEA), aseveró que desde hace tiempo se pedía poder instalar aditamentos en las unidades para apoyar al traslado de las personas con discapacidad y no se les permitía por no estar legislado, pero por fortuna el Congreso del Estado ha desatorado ese impedimento.
Agregó que ahora se debe trabajar rápido para encontrar los acuerdos con la Secretaría General de Gobierno, la Dirección de Transporte o la Coordinación de Movilidad para acceder a esos aditamentos adecuados para la instalación sobre los techos de los automóviles tipo canastilla para guardar una silla de ruedas, andaderas, muletas o cualquier otro accesorio.
Al mismo tiempo, lamentó que no se haya sido invitado a participar al gremio taxista en esta toma de decisiones para acceder a iniciativas de ley rápidas para su aplicación. El dirigente de la AUGTEA señaló que todavía no se sabe cómo será el proceso de compra de esos aditamentos y todo indica que los costos serán absorbidos por los propios concesionarios.
“Es una realidad que los vehículos no se fabrican con la misma dureza y firmeza de las láminas que soportaban todo, se tendrán que buscar canastillas que no afecten al vehículo, que dé un buen servicio y sobre todo sea útil para el objetivo planteado por el Congreso del Estado”, apuntó.
Además, señaló que en el ruleteo diario de las unidades es poco frecuente observar a personas con discapacidad esperando ser levantadas por un taxi para ser trasladados a su destino, “normalmente ellos son atendidos por trabajadores del volante que se encuentran coordinados con diferentes instituciones como el DIF”, concluyó.