El presidente de la Sociedad Unidos de Operadores de Taxis de Aguascalientes, Francisco Javier Pacheco Méndez, adelantó el proyecto para la instalación de cabinas de protección para el conductor, a fin de reducir riesgos de asaltos y lesiones hacia los trabajadores del volante.
De igual modo, se trabaja en el proyecto de instalación de estrobos en los vehículos, los cuales se ubicarían en lugares que pasen inadvertidos pero funcionales para ser activados con luz intensa en momentos de inseguridad pública o de asaltos, para propiciar la denuncia a las corporaciones policiacas.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la SUOTA indicó que ambos proyectos buscan salvaguardar la integridad de los choferes y se espera que el proximo presidente municipal de Aguascalientes ponga oídos abiertos para escuchar a este gremio y sobre todo su voluntad política para colaborar en la cristalización de estas estrategias preventivas.
Francisco Javier Pacheco Méndez recalcó que los taxistas andan pensando en instalar esos botones de pánico, pero no se dirán las unidades que lo portan, porque el objetivo es cuidar la seguridad de las personas.
Agregó que la intención sería que esos botones de pánico estén conectados a las corporaciones de Seguridad Pública para que se emitan las alertas y haya reacción inmediata para apoyar a los trabajadores del volante, y esto generaría una altísima confianza para movilizarse por cualquier rincón del estado de Aguascalientes.
El dirigente de la SUOTA indicó que la sociedad capitalina ha crecido de modo significativo y con ello los retos para prestar el servicio de pasajeros a cualquier lugar donde los pasajeros lo soliciten, pero todo ello debe darse en condiciones de seguridad para ambas partes involucradas.
Sobre las cabinas de protección para los choferes, dijo que estas deberían ser metálicas para que no pueda ser traspasada por armas punzocortantes, las cuales suelen utilizar para cometer los asaltos a los trabajadores del volante. Y existen formas para traerlas del modo más discreto.