Aproximadamente el 50% de los taxistas han hecho caso omiso al protocolo sanitario que es indispensable para la prestación del servicio de traslado de personas en autos de alquiler, denunció la diputada presidenta de la Comisión de Transporte Público, Gladys Adriana Ramírez Aguilar.
La situación es que hay reportes que indican que todavía son muchos los que hacen caso omiso tan siquiera al uso de cubre bocas y el dotar a su pasaje de gel antibacterial, lo cual debe ser una medida de seguridad sanitaria para ellos, para su pasaje y para sus familias.
La indicación desde siempre ha sido que los choferes de taxis deben acatar las medidas sanitarias para evitar los contagios de COVID-19, por eso es que en su calidad de presidenta de la Comisión del Transporte, ha hecho un ejercicio de monitoreo y ha encontrado una serie de omisiones.
Resaltó que “lamentablemente, la mayoría de los chóferes no traían cubre bocas. De hecho pasó un chófer, le hice la seña del cubre bocas, inmediatamente se lo subió, lo traía de bufanda. Otros dicen ‘me lo quité porque venía tomando café’, o lo traen colgado de adorno”.
La representante popular aseguró que las observaciones que ha recogido ya fueron presentadas a la Coordinación de Movilidad, para que se tomen las medidas correspondientes y de ser necesario intensificar los operativos de verificación para que los taxistas cumplan con las disposiciones sanitarias.