A nueve días de la aplicación de las nuevas tarifas en el servicio de taxi, el presidente de la AUGTEA, Oscar Romo Delgado informó que comienzan a bajar las quejas ciudadanas sobre el condicionamiento a prestar el servicio por parte de los trabajadores del volante, aunque solicitó la denuncia pública de esos hechos para eliminar tales prácticas deshonrosas.

En lo general, expresó que la ciudadanía ha asumido bien el ajuste tarifario que redunda en un 20 por ciento promedio, y al mismo tiempo se espera que esta mejora se traduzca en un servicio continuo hacia los usuarios, aunque comentó que las unidades siguen siendo insuficientes en los horarios pico que se registran por la mañana, a la hora de la comida y por la tarde noche, a la salida de los trabajos.

Hoy en día, el cincuenta por ciento de los servicios de taxi son utilizados por personas que viajan solas y el porcentaje restante suman al menos dos pasajeros, cada vez más se observa que un mayor número de gente se organiza para viajar junta, especialmente los estudiantes y familias.

Las horas pico se ubican entre las 7 y las 9 de la mañana, de las 2 a 4 de la tarde y de 6 a 9 de la noche. Las zonas de mayor flujo se ubican en el primer y segundo anillo, así como del oriente al centro y viceversa, comentó.

Luego señaló que a los trabajadores del volante no les conviene quedarse mucho tiempo en tráfico detenido en vías de circulación, porque aunque aumentó el costo por el tiempo transcurrido, para ellos es mejor conseguir nuevos usuarios porque la parte de cobro más significativo es el banderazo.

El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes precisó que entre más pasajeros vayan por cada viaje, se pueden compartir el costo del taxímetro que está programado en 13.50 pesos en el banderazo, un cobro por kilómetro de 3.60 pesos y por tiempo es 90 centavos por cada 60 segundos.

Finalmente, Oscar Romo Delgado detalló que por kilómetro también subió a 90 centavos por cada 250 metros, pues antes estaba a 75 centavos.