Leticia Acuña Medina
El Heraldo

Ayer, en sesión del Consejo Consultivo del Transporte Público, los taxistas demandaron un aumento del 40% en el banderazo de día y 60% en el banderazo de noche; es decir, que suba de 13.50 a 18.90 y por la noche, quede en 21.60 pesos.

En cuanto a los concesionarios de camiones urbanos, exigen un aumento del 75%, lo que significaría que la tarifa pase de 9.50 a 17 pesos.

Y bueno, una cosa es lo que pidan las diferentes organizaciones de transportistas, y otra, lo que la autoridad de Movilidad autorice.

Recuérdese que en el caso de los taxistas, de las 4 mil 058 unidades registradas, 655 se encuentran fuera de norma, es decir, que ya venció la vida útil de seis años que establece la ley, y dos años adicionales que les concedió la Coordinación de Movilidad.

Respecto de los concesionarios de transporte colectivo urbano, de las 451 unidades, 28 ya caducaron, esto es, que ya rebasaron los 12 años de antigüedad; 10 años es por ley, y dos años por flexibilidad de la CMOV.

Los transportistas argumentan que con esos incrementos “lograrán un balance financiero”, luego de las pérdidas que les ha ocasionado la pandemia COVID.

Las propuestas serán analizadas para darles respuesta.