Cada seis años surgen programas que prometen ser la solución a los problemas que se registran en el sector, destinándole recursos humanos y financieros y una campaña publicitaria muy intensa para que la sociedad reconozca sus bondades y los adopte, sin embargo con el cambio de administración pasan a segundo término y la idea termina en el jardinero de una oficina.

En lo anterior se resume el proyecto de los automóviles de alquiler eléctricos que circularon por la ciudad en los últimos años del sexenio pasado, pintados de verde y crema, que los distinguía de los tradicionales rojos  y eran último modelo y la mayoría de los choferes iban de corbata, además que al ser una atención “plus” empezó cobrándose una tarifa diferente y que luego, ante la negativa de los usuarios a pagar más, no quedó otra opción que reducirla igualándola a los otros.

Se decía que eran 50 unidades (de lo que nunca hubo un dato concreto) y que estaban en las calles como avanzada de lo que sería el servicio moderno de taxis, por lo que el gobierno del estado presentaría una reforma la ley para obligar a los prestadores de este servicio a realizar el cambio, sin embargo hubo resistencia de los concesionarios al considerar que sería un gasto superior a los ingresos y por ende quedarían endeudados por varios años.

Tampoco se conoció con precisión si los coches eran propiedad del gobierno o de un particular, por lo que corrieron varias versiones sobre el titular y de las condiciones en se encontraban en la vía pública, ya que tampoco se informó el tipo de permiso. Simplemente, un buen día aparecieron y pese a los reclamos de los taxistas por saber si se había abierto la temporada de concesiones y quiénes eran los favorecidos, no hubo respuesta.

En diciembre de 2016 con el arribo de las nuevas autoridades, de la misma manera que empezó el proyecto se fue, por lo que sería importante que se diera a conocer, con datos duros, qué fin tuvieron esos taxis y cuáles fueron las circunstancias en que operaron, o si volverán a circular y bajo qué reglas.

El propósito de utilizar vehículos ecológicos viene de varias ciudades de “primer mundo”, en donde es común que existan para diversos servicios, de ahí que dichos taxis se empleaban como “modelo” para que los particulares también hicieran el cambio gradual, pero no logró arraigar por el temor de no tener a mano una estación para “cargar”, además que en las actuales condiciones, si se queda sin combustible, basta tener un recipiente para comprarlo en cualquier gasolinera o que algún acomedido proporcione un poco y poder llegar a la estación, en cambio con el coche eléctrico tendría que haber suficientes andenes que permitieran fácil acceso, de lo que hasta ahora no los hay.

Es un afán que podría replantearse, pero no como una camisa de fuerza tal como se pretendió hacerlo, sino que quien desee dejar el motor de combustión para adoptar el eléctrico sea por mutuo propio y en el que participe tanto el transporte privado como el público, lo que reduciría los niveles de contaminación que ya afecta a la ciudad de Aguascalientes, en donde circulan diariamente cerca de 500 mil vehículos.

Inclusive, en una etapa de arranque, los propietarios de estaciones de servicio para automotores eléctricos podrían recibir una serie de beneficios fiscales, con lo que habría un mayor interés de invertir en este proceso, ya que si existen las condiciones básicas habrá mayor ánimo de ser parte en el cuidado del medio ambiente, tan indispensable en esta época.

HACEN SU LUCHA, PERO…

Conforme se acerca el 12 de agosto crece la tensión en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya que en esa fecha será la 22 Asamblea Nacional que definirá el rumbo de las elecciones de precandidatos y candidatos, con unos moderados que no aceptan alteraciones a los estatutos y diversos grupos que exigen modificarlos.

Por Aguascalientes irán 72 consejeros, de los cuales estarán 10 en cada una de las cinco mesas temáticas regionales y que luego se trasladarán a la capital del país para que junto con los 12 restantes participen  en la plenaria, en la cual se espera una asistencia superior a los 10 mil.

Encabezan la “insurrección” Ivonne Ortega y Ulises Ruiz, ex gobernadores de Yucatán y Oaxaca, que han estado en varias ocasiones en esta ciudad para atraer partidarios a su causa, del mismo modo participan en reuniones con otros que comulgan con esas ideas, como José Ramón Martell, José Encarnación Alfaro y Jorge Alberto Aguilar, entre otros, que pertenecen a distintas corrientes pero que en conjunto han llevado a cabo 17 encuentros estatales o regionales.

El objetivo es presionar al Comité Ejecutivo Nacional para que los candidatos a Presidente de la República, gobernadores, diputados federales y senadores, y en general a todos los puestos de elección popular, sean elegidos por medio de consulta a militantes o ciudadanos.

Sobre ese punto no sería una tarea fácil, no al menos para 2018 que es su urgencia, porque en estos momentos el PRI tendría que llevar a cabo una recredencialización para determinar el número de militantes efectivos, lo que se ha pretendido hacer desde hace tiempo, por lo que no todos los que aparecen en la base de datos están en activo. Unos sí participan en las actividades político-partidistas y sociales, pero otros tienen tiempo que se retiraron o se fueron a otros partidos sin darse de baja.

Al mismo tiempo, hacer una consulta abierta a los ciudadanos no sería lo más recomendable puesto que las decisiones las deben tomar sólo quienes son parte del organismo, por consiguiente será llamativo saber en qué termina esta demanda y que podría ser que al final del día siga como está hasta la fecha, de que la elección de los candidatos sea en asamblea de consejeros o como resultado de encuestas.

Quienes invocan el “no a la imposición” son aspirantes a la precandidatura presidencial o están en la banca, por lo que estos últimos impulsan cambios en los estatutos para que la nominación a senadores y diputados federales les favorezca o a sus allegados y así volver a primer plano.

La representación de Aguascalientes estará integrada por el comité estatal y miembros de comités municipales, además de los delegados electos en asambleas municipales y en la estatal a la que asistieron mil quinientos militantes, así como por los ex gobernadores Otto Granados Roldán y José Carlos Lozano de la Torre, ex presidentes municipales, ex líderes locales y dirigentes de los sectores y organizaciones.

Los 50 que participen en las mesas temáticas regionales, a razón de 10 en cada una, llevarán los resolutivos que hubo aquí en las municipales y la estatal, que se sumarán a las de las otras 31 entidades para concluir con un dictamen nacional, mismo que será la base de las decisiones que se tomen para el año próximo.

LA EXEDRA

Un trabajador del volante preguntó qué significa la palabra Exedra, porque se encontró con la novedad de que no supo responder a unos pasajeros. Exedra es una “construcción descubierta de planta semicircular, con asientos fijos en la parte posterior de la curva”, señala la Real Academia Española, lo que a decir verdad sólo en parte de ajusta la que hay en pleno corazón de la ciudad de Aguascalientes, porque nunca ha tenido “asientos fijos”, sino que para cada evento se colocan sillas que a su término se retiran, por lo que es un espacio que forma parte de la explanada de la plaza de armas.