Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los estados recurrirán a más deuda para mantener los niveles de inversión, ante menores recursos que recibirán el próximo año de la Federación, según estimaciones de Fitch Ratings.
Durante 2021, el gasto federalizado que recibirán los estados caerá 5.8 por ciento respecto a este año, es decir, 115 mil millones de pesos menos.
Esto incrementará las presiones de endeudamiento de las entidades, explicó Manuel Kinto, analista subnacional de Fitch Ratings, en un seminario en línea.
“Estamos esperando que las entidades, ante una posible presión de liquidez, contraten créditos de corto plazo, y para mantener niveles de inversión pública recurran a deuda adicional”, añadió.
Kinto explicó que las presiones presupuestales se agravarán por una menor proporción entre recursos para estados frente al Presupuesto de Egresos (PEF) de los últimos años.
Hace dos años, el gasto federalizado representó 34 por ciento del PEF y en 2021 representará sólo 29.7 por ciento, de acuerdo con Fitch.
Por los menores recursos se espera que las presiones de contratar deuda de corto plazo se incrementen.
En 2019, se alcanzó el máximo observado por 36 mil millones de pesos por este tipo de deuda y se prevé que por la pandemia y la menor recaudación haya un repunte este año.
También habrá presión por incrementar la inversión pública con deuda.
En los últimos 5 años, la inversión ha oscilado entre 140 mil millones y 100 mil millones de pesos. En el último ejercicio de 2019 fue de 80 mil millones.