Abogados adscritos a la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, piden la atención de las autoridades federales para que atiendan sus necesidades, dado que muchos han dejado de litigar por estar cerrados los juzgados federales y locales, en esta época de la pandemia del COVID-19, lo que les empieza a afectar en su economía y salud.
Sergio Delfino Vargas, presidente de esta Confederación, expresó que es entendible que se haya declarado la restricción de acceso a lugares públicos que contemplen la aglomeración de personas, “en nuestro caso los juzgados civiles, mercantiles, familiares, penales y de amparo”. Desafortunadamente, esta situación “ha dejado sin sustento a muchas familias que dependen de este gremio”.
PETICIONES. Por lo anterior, piden se les facilite al menos en este tiempo, para los litigantes y sus familias, seguridad social para que en caso de necesitarlo puedan atender su salud tanto en el IMSS como en el ISSSTE, pues de requerirlo, sería imposible para la gran mayoría pagar hospitales privados.
Otro de sus requerimientos es que se abra una bolsa en la que los abogados puedan solicitar apoyo económico, tal vez a través de préstamos o créditos a corto o largo plazo, para que tengan la oportunidad de paliar la crisis económica.
TRABAJO VIRTUAL. A la vez, se solicita la intervención de la autoridad federal para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, haga lo conducente en todos los estados dentro de todos los poderes judiciales de cualquier materia y que se restablezcan los procedimientos de manera virtual, y que la administración de la justicia pueda continuar también a distancia, para que su trabajo no se vea entorpecido.
NO SON VACACIONES. Finalmente, Delfino Vargas refirió que jueces, secretarios de acuerdo y los empleados de los juzgados bien podrían dictar acuerdos, proyectos, resoluciones, sentencias o laudos por la vía electrónica y “de alguna manera podrían aventajar durante el tiempo de la cuarentena, el trabajo, pues como se ha dicho, no es un periodo de vacaciones, sino de restricciones”.