Hasta 2 kilos incrementa en peso la población durante esta temporada vacacional de Semana Santa y Feria, reconoció la jefa de la Unidad de Nutrición del DIF Estatal, Priscila Randolph Lamas, quien llamó a no excederse en el consumo de los menús de estos días santos, vigilando ante todo las porciones.

En entrevista con El Heraldo, la especialista señaló que es muy común que en Semana Santa la gente no se cuida mucho y quiere probar todos los menús que se preparan solamente en esta temporada del año. De ahí que entre las recomendaciones está que prueben de todo, pero con medida. Dijo que es importante respetar el ayuno indicado por la Iglesia Católica en Viernes Santo y ya en la tarde, darse su gusto y a la hora de la cena que ésta sea ligera, además de que todo el día es importante beber suficiente agua natural y evitar ante todo el consumo de refrescos o aguas endulzadas. “También que hagan siempre algo de ejercicio para que esos kilos de más que subimos en días santos, sean más fáciles de bajar o que no se noten tanto”.

Reconoció que en esta temporada es muy común que la gente suba de 1 a 2 kilos por los excesos que se dan en el consumo de los distintos menús. De ahí que la clave es equilibrar las porciones de la alimentación, incluyendo en la alimentación la fruta, las verdura, las pastas, el arroz, la tortilla, el pescado y de ser posible las leguminosas, como las habas y las lentejas.

“En esta temporada de vacaciones, la gente no está con el estrés del trabajo, estamos más relajados en casa, se nos antoja todo y en estos días es más fácil que la gente aumente. También es importante no pensar en cuántas kilocalorías se van a aumentar si se consume tal o cual alimento, porque la mente es muy poderosa. Si toman una nieve, es un gusto, y al día siguiente si hacen ejercicio, es más fácil que la mente se maneje y no suban de peso”, finalizó.