La administración estatal ha tenido importantes aciertos en diferentes renglones, principalmente en la promoción económica y mejoría del empleo, por lo que es un cicatero aquel que no lo reconozca así, pero al mismo tiempo carga con un fardo que por sí misma se echó al hombro, al no lograr un buen servicio del transporte público, por lo que miles de personas enfrentan diariamente el dilema de llegar tarde a sus actividades o pagar taxi, con lo que esto significa para un asalariado.

Esa es la principal debilidad de este sexenio, que tras imponer su ley y echar fuera a los transportistas de toda la vida para suplirlos con el servicio “Yo Voy” y preparar el terreno a la empresa foránea que desde hace tiempo está anunciada, lo único efectivo es que las deficiencias que se achacaban a ATUSA se han elevado a su máxima potencia.

Además de los usuarios, los problemas los resienten los choferes, tal como lo denuncia su líder sindical Roberto Mora Márquez, al señalar que actualmente el servicio se aporta con el 60% de las necesidades que hay, por lo que se entiende que varias unidades circulen atiborradas y tarden entre 30 y 40 minutos en llegar al paradero correspondiente.

Mientras que en la Dirección de Movilidad se les antojó dejar fuera de circulación a 80 unidades, pertenecientes al Grupo Express, por lógica crecen las necesidades ciudadanas, capricho que le sale muy caro a los usuarios y que es en los que menos piensan las autoridades.

El dirigente destacó que anteriormente se trabaja con 650 a 700 carros, lo que actualmente se redujo a 400, por lo que es natural que existan graves problemas para el traslado de las personas, principalmente que las frecuencias de las unidades no son las mismas y a lo cual habría que agregarle las que se descomponen o que participan en algún accidente. Es un asunto que causa impacto en los operadores, porque sólo una parte tiene trabajo, lo que económicamente les ha afectado a ellos y a su familia, principalmente a quienes laboraban para la Express al tener que batallar, pues se redujo drásticamente su ingreso.

Dejó en claro que a los operadores les da lo mismo trabajar con uno u otra empresa, por lo que esperan que pronto se resuelva esta situación y puedan recuperar su espacio laboral, máxime que no está en ellos afirmar o decidir qué es lo que más conviene, lo único que exigen es que les den seguridad en el empleo. Mora Márquez reiteró que él quisiera que “hoy se solucionara este tipo de situaciones; el usuario, los operadores y todo mundo tenemos la incertidumbre, simple y sencillamente de que si va a pasar el camión”.

Por su parte, la presidenta del Consejo Estatal de Personas con Discapacidad, María Guadalupe Martínez Trinidad, denunció que la autoridad estatal, al sacar de circulación la Línea Express, les perjudicó enormemente al dejar fuera los camiones adaptados, por lo que tienen problemas para sus traslados.

Es una situación difícil para este sector, al carecer de los vehículos que facilitaban la realización de sus actividades, “ahora que entraron camiones nuevos ya no hay esa facilitad para nosotros y sin transporte seguimos batallando”, en tanto que con los taxis enfrentan el desdén de varios de los choferes, “ellos están así como que no nos ven y no para no cargar la silla de ruedas o bien por otras circunstancias, se siguen de largo y no nos quieren brindar el servicio”.

María Guadalupe Martínez pidió a las autoridades correspondientes resolver esta situación y que integren más rutas para las personas con discapacidad, sobre todo “que busquen esquemas para que los taxis realmente nos apoyen” y así pueda hacerse realidad la integración social; se proponen acercarse “a las autoridades mayores para expresarles nuestro sentir, informarles que necesitamos de su apoyo, que nos hagan parte de la inclusión, para poder desenvolvernos más, porque aún con nuestra discapacidad tenemos derecho a muchas cosas”.

A ESPERAR

De manera concreta el titular del Pode Ejecutivo del Estado anunció, cuando arrancaron las obras del Libramiento Poniente, que para diciembre del presente año tenían que estar terminadas y de no ser así se aplicarían sanciones a las constructoras, sin embargo ahora se habla como fecha probable el mes de marzo.

Es un programa fundamental para la ciudad capital, porque una vez que entre en operación todo el transporte pesado dejará de utilizar el tercer anillo, con lo que puede lograrse una considerable reducción de accidentes, dado que pasan por zonas densamente pobladas y al mismo tiempo hay avenidas que fueron construidas sobre el lomerío del extremo oriente, por lo que existen pendientes muy pronunciadas que en ocasiones por la carga que mueven no permite que obedezcan los frenos y es cuando se dan las colisiones, la más de las veces con saldo trágico.

La razón para retrasar la apertura de esa vía es por el período pluvial tan intenso que ha tenido lugar, al considerar el secretario de Obras Públicas del Estado, José de Jesús Altamira, que aun cuando fue muy positivo para al medio rural, al superarse el promedio de captación, en cuestión de obras de infraestructura “sí nos pegó”, lo que lleva a que sufran atrasos en las fechas programadas para su finalización.

En lo que se refiere al paso a desnivel de Pulgas Pandas se espera que para diciembre esté abierta la calzada sur, misma que debió quedar lista en octubre y la razón del atraso es la misma, que las lluvias obligaron a suspender los trabajos en los días en que fue materialmente imposible el avance. La citada calzada sur es la que conduce de poniente a oriente, por lo que los automovilistas podrán transitar con agilidad. Esta parte de la ciudad tiene una carga vehicular enorme, ya que es paso hacia y desde la Carretera Panamericana Norte, la avenida Universidad y otras arterias, por lo que ahora que la época pluvial se ha alejado se aceleran las labores.

Reiteró Altamira Acosta que una vez puestas en marcha ambas obras, se podrán “sentir” los beneficios que generarán, ya que están proyectas para tener un mayor desahogo vehicular, en beneficio de la población local y de los visitantes, que tendrán vías fáciles de acceso y tránsito, por lo que existe plena confianza que una vez que entren en funciones se observarán las ventajas.

PARA EL COTORREO

Una de las máximas actuales del Ayuntamiento capitalino es que los habitantes en general se ciñan a lo que disponen las autoridades sanitarias, esto es, uso permanente de cubrebocas, guardar la distancia y ante todo el lavado constante de manos, con lo que –supone– se evitarán los contagios del coronavirus, para ello habilitó un espacio a la entrada al Centro de Atención Municipal (CAM), ubicado en la avenida Adolfo López Mateos poniente, en donde estuvo la Comercial Mexicana. En ese lugar hay lavamanos metálicos y se invita a los que acuden a realizar un trámite que se laven las manos, pero ¡no tienen agua!, por lo que la convocatoria es ociosa, mientras que la inversión aplicada no deja un beneficio a los ciudadanos. Tal parece que es un mal permanente que viene desde hace cinco años y la mejor muestra está en las fuentes que hay en varios lugares, en donde el agua verdosa es común. La que recibió una “manita de gato” fue la que está atrás de la Exedra, como una muestra de bienvenida a la nueva autoridad, pero habrá que ver por cuánto tiempo tendrá agua limpia.

SUPERA AL HOMBRE

Hace unos días un conocido presumía una serie de fotografías de diversos lugares de la entidad, algunas de ellas en lugares inaccesibles para un fotógrafo común, pero no para los cada vez más empleados drones, con lo que se pueden lograr imágenes difíciles de captar, como una montaña que ofrece los más mínimos detalles. Ese tipo de aparatos vino a terminar con los famosos “artistas de la lente”, que en tiempos idos hacían toda clase de maniobras y piruetas para lograr la mejor imagen y había premios para los mejores. Sin duda termina una era para dar paso a la que basta con ajustar la máquina para que ésta ofrezca las estampas deseadas.

¡Participa con tu opinión!