La violencia física y psicológica en contra de las mujeres está latente en el municipio de Jesús María, por lo que la Instancia de la Mujer trabaja de la mano con diferentes instituciones y lleva a cabo talleres de concientización y sensibilización en colonias y comunidades, a fin de que no se naturalicen este tipo de conductas, destacó su titular, Martina Garza Martínez.

La funcionaria municipal comentó que durante junio llevaron a cabo dichos talleres donde atendieron a cerca de 400 personas, dirigidos a servidores públicos, a mujeres y a la ciudadanía en general donde se tocaron temas alusivos a: Brechas de Desigualdad, Corresponsabilidad Familiar para ver los roles, los estereotipos al interior de la familia, así como una Introducción a la Perspectiva de Género.

Destacó que para julio y hasta octubre van a continuar con estos talleres que se trabajan en colaboración con el Instituto Aguascalentense de la Mujer de la mano con talleristas y profesionales y cuyo recurso proviene del Inmujeres. “Vamos a iniciar el próximo lunes 5 ya con otros temas alusivos a los Derechos de las Niñas y de las Mujeres, también vamos a trabajar con jóvenes y adolescentes en colaboración con la Instancia del Deporte”.

Indicó que mediante estas pláticas buscan abarcar las 6 delegaciones municipales y toda la cabecera municipal, por lo que hasta el momento han atendido a mujeres de la delegación de Venadero, Tapias Viejas, la colonia Martínez Andrade, además de apostarle más a la cabecera municipal y a la comunidad de Maravillas, El Torito y La Escalera, donde hay más cinturones de pobreza y vulnerabilidad así como focos rojos más altos de violencia.

Comentó que en la Instancia de la Mujer tienen una atención diaria y tan sólo en mayo pasado atendieron 50 casos de violencia hacia la mujer, a quienes se les brindó apoyo psicológico y jurídico y se les dio el seguimiento y protección necesaria.

Adicionalmente, dijo que gracias a la implementación de una patrulla naranja a diario les canalizan mujeres violentadas a quienes se les brinda la atención inmediata, seguimiento jurídico y se les consiguen órdenes de protección y restricción para el agresor, al acompañarlas al Centro de Justicia para la Mujer. “Se trabaja mucho en eso con el Centro de Justicia y la Fiscalía. Del 100% de las atenciones que damos, el 50% es de lo que ellos nos canalizan aquí”.