Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Secretaria del Medio Ambiente, María Luisa Albores, reconoció que la obra del Tren Maya implicará la tala de 300 mil árboles.
Sin embargo, aseguró que ese impacto se compensará con la siembra de 142 millones de árboles a lo largo de los mil 500 kilómetros de trazo.
«Estamos hablando de más de 142 millones de árboles sembrados contra los 300 mil árboles que sólo van a ser en el Tramo 5 Sur y que han generado mucha polémica. Y estamos hablando en este caso de acahuales, en el caso del Tramo 5 Sur, y estamos hablando de 142 millones de árboles maderables, preciosos, de caoba y cedro», indicó en la conferencia matutina en Palacio Nacional.
Además, señaló, la Comisión Nacional Forestal tiene programas como el de pago por servicios ambientales, que coadyuvan a la conservación en espacios en los que ya se está trabajando directamente con los ejidos.
Hay una inversión social en este programa de más de 977 millones de pesos, apuntó, en más de 406 mil hectáreas y 485 núcleos agrarios.
Albores indicó que está prevista la creación de tres nuevas áreas naturales protegidas: Calakmul 2, con 5 mil 791 hectáreas en un régimen de protección de flora y fauna; el Parque Nacional Jaguar, con 2 mil 260 hectáreas, y Nueva Uxmal, con 2 mil 230 hectáreas también como área de protección.
Por otra parte, la funcionaria justificó el que la obra avance aun sin contar con las autorizaciones ambientales requeridas.
Y se refirió a empresas que tampoco han tramitado permisos ambientales para sus proyectos en la región.
«Xcaret es un grupo que prefiere pedir perdón que pedir permiso. Nunca ha presentado un manifiesto de impacto ambiental», acusó.
«(La minera Vulcan excava a) ocho metros de profundidad en el subsuelo y por eso nadie ha dicho nada, pero con esta línea (del Tren Maya) que estamos hablando se están desgarrando las vestiduras».
El General Gustavo Vallejo, que se encuentra a cargo de la construcción de los tramos 5 norte, 6 y 7, informó que ya se trabaja en los estudios de ingeniería y el proyecto ejecutivo para iniciar la obra, al tiempo que se tramitan los permisos ambientales.
«Ya estamos tomando acciones, estamos elaborando la manifestación de impacto ambiental con instituciones de educación superior de prestigio en aras de investigación del medio ambiente», apuntó.
«Estamos materializando y aplicando ya más de 20 estudios y programas ambientales en todos nuestros frentes de trabajo».
En tanto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en descalificar a quienes se oponen a la obra, a quienes se refirió como alcahuetes y alquilados.
«Los seudoambientalistas alcahuetes la campaña en contra del Tren Maya. No vamos a permitir que se detenga una obra que va en beneficio de todo el sureste nada más por la protección de intereses de grupos económicos que alquilan o compran a seudoambientalistas, a comunicadores, articulistas, medios de comunicación, no. Ya se terminó el influyentismo», agregó.

¡Participa con tu opinión!