Antonio Baranda 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-
El Presidente Andrés Manuel López Obrador llama «gran traidor a la Patria» al ex Mandatario Enrique Peña Nieto.

En su nuevo libro, sostiene que, a diferencia de Vicente Fox y Felipe Calderón, el priista, a quien se refiere con respeto en sus mañaneras y le dice «Licenciado», entregó los recursos naturales a particulares.

«Zedillo no pudo modificar la Constitución para privatizar la petroquímica. Fox y Calderón tampoco avanzaron mucho en su afán de entregar los recursos naturales a particulares nacionales y extranjeros», señala.

«Peña, en cambio, lo consiguió y ha pasado a la historia como otro gran traidor a la Patria».

En el Capítulo 17, titulado «El 1 de julio de 2018», AMLO se refiere a Peña como «un subordinado más de la élite dominante».

Dice que no lo considera perverso, pero sí limitado y frívolo».

«Estos potentados, como es lógico, apuestan por mantener la misma política de pillaje y habían impedido con trampas, dinero y manipulación, el cambio de régimen. El fruto de esa práctica antidemocrática fue la imposición de Enrique Peña Nieto», se lee en el libro.

Fox, inepto y chiflado, López Obrador considera que el Presidente Vicente Fox no sólo es irreverente e inepto, sino también mediocre, traidor y hasta chiflado.

«Para acabar pronto: una persona como Vicente Fox llegó a ser presidente de México.
Nunca en la historia de este país habíamos tenido un Presidente tan irreverente e inepto como él», acusa.

«Los ha habido autoritarios, ladrones, entreguistas, frívolos e irresponsables, pero desde el primer Presidente de México, Guadalupe Victoria, nunca habíamos tenido a uno tan mediocre y chiflado como Vicente Fox».

El Mandatario cuenta que, desde que Fox ganó la Presidencia, lo sintió «vacío», desconocedor de la historia, reaccionario y «muy ignorante».

«Pero nunca creí que fuera tan perverso. Al final, todo fue gatopardismo: las cosas cambiaron para seguir igual. Por eso considero a Fox un traidor a la democracia», sostiene.

También acusa a Fox de haberse subordinado a las recomendaciones extranjeras en materia económica, así como de ser complaciente con los «hombres del dinero».

«En esencia, durante ese sexenio no hubo ningún cambio en el Gobierno federal.

Calderón, facho y pelele, AMLO se refiere a Felipe Calderón como un personaje menor y facho. También lo describe como empleado de los poderosos, un «pelele» y un «Presidente espurio».

Al recordar que el panista lo criticó cuando era Jefe de Gobierno porque supuestamente usaba un reloj costoso, López Obrador también lo llama «malo de malolandia».

«Calderón exclamó, con oportunismo, que me compraba el reloj, y me envió un cheque para hacerse publicidad. Siempre ha sido un personaje menor, facho», expresa.

«Este es el mequetrefe que llegó con fraude a ser presidente de nuestro gran País», es otra de las frases que le dedica AMLO al panista.

El Presidente también llama a Calderón antijuarista, anticardenista de corazón y lo acusa no sólo de beneficiar a empresas eléctricas, sino de haber seguido la agenda de los organismos financieros internacionales.

«Calderón tiene ese perfil extremista: es de los políticos más reaccionarios y autoritarios de México», sentencia el Presidente.