Como parte del día principal de las festividades en la Parroquia del Señor del Encino, se llevó a cabo la “Trianada”, en la que varias vaquillas bravas fueron soltadas en calles del tradicional barrio. Previamente, los más pequeñitos se divirtieron huyendo al paso de un hato de borregos. Por la noche, se llevó a cabo la tradicional procesión en la que la figura del Cristo Negro congregó a numerosos fieles.

¡Participa con tu opinión!