La Procuraduría Federal del Consumidor en Aguascalientes llevó a cabo un operativo de revisión en tortillerías y cuyo resultado arrojó dos establecimientos con sellos de suspensión por dar el kilo de tortilla a precios por encima del promedio nacional que debe ser entre 16 y 17 pesos, así lo dio a conocer el director, Carlos Ricardo Olvera Ávila.
Detalló que este operativo se hizo con base en denuncias atendidas por la Profeco por aumentos desmedidos de precios, por lo cual personal de dicha dependencia se apersonó a una tortillería ubicada en la calle Guzmán en la zona Centro de la ciudad, la cual vendía el kilo en 19 pesos, por lo que de acuerdo al procedimiento, les fueron colocados sellos de suspensión, sin que ello signifique que dejarán de vender, sin embargo, los dueños deberán solventar ante la autoridad por qué daban el producto en ese precio, para poder hacer el retiro de los mismos. Posteriormente, se dirigieron a otra tortillería ubicada en el fraccionamiento Bosques del Prado, al norte de la ciudad, donde también colocaron sellos de suspensión por la misma causa. “Lo que logramos es que de 19 pesos que vendía el kilo, la bajó a 16 pesos, ya lo demás lo tendrán que solventar con nosotros, de acuerdo al requerimiento que les hicimos”.
Reiteró que con estas acciones, la autoridad federal busca que no haya alzas injustificadas de precios que vayan en contra de los consumidores. “Es un tiempo de solidaridad para con la gente y en las prácticas que vayan en contra de la economía por especulación o por acaparamiento, estaremos haciendo estas visitas de vigilancia y verificación y en su caso, proceder en consecuencia, si existe un incremento injustificado”.
Aparte de las tortillerías, Olvera Ávila enfatizó que sigue muy intensa la actividad de la Profeco en la verificación de precios de todos los productos de la canasta básica, por lo que en días pasados hicieron requerimientos de información a los proveedores mayoritarios de origen, “para que desde raíz conozcamos la información en cuánto dan el producto a los proveedores finales. En ese análisis que estamos haciendo, nos daremos cuenta quién se está excediendo en los precios o bien, quién está abusando de los derechos del consumidor”.