Personal del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA) suspendió de manera temporal un minisuper ubicado al sur de la ciudad, en donde se ofertaban pruebas rápidas para la detección de Covid-19, las cuales fueron inmovilizadas de manera inmediata.
Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria, precisó que derivado de trabajos de supervisión, fue posible encontrar un establecimiento en donde se ofrecían dichas pruebas rápidas, cuya comercialización está prohibida sin previa regularización de parte de la Cofepris. Pidió a la población denunciar cualquier otro punto de venta de pruebas rápidas, más aún si se trata de establecimientos que nada tienen que ver con la dispensación de insumos para la salud, como en este caso, la venta de abarrotes.
“La venta de este tipo de pruebas está regulada estrictamente por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, por lo que comprar productos que no cuentan con las autorizaciones correspondientes podría representar una estafa” concluyó.