El titular de la Guardia Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, hizo un llamado a la población para que no se dejen sorprender por vivales que venden vacunas COVID por redes sociales; les piden depositar un enganche y pagar el resto cuando se les aplique el biológico, lo que nunca sucede y de darse el caso, se corre el riesgo de que se trate de una sustancia falsa.
Se valen de nombres de laboratorios reconocidos, para enganchar al cliente, pero el servicio no existe; estos defraudadores buscan quedarse con los depósitos de la gente que logran engañar.
Se han suspendido 5 establecimientos de pruebas rápidas, por no contar con autorización ni personal calificado para hacerlas; como en la Plaza de la Tecnología, en la Constitución y en centros comerciales del oriente.
El funcionario aclaró que sí hay lugares autorizados para las pruebas rápidas COVID, pero hay que desconfiar de establecimientos no propios para este servicio como las ferreterías, o locales donde se reparan computadoras.
En cuanto a las vacunas, la gente no debe perder de vista, que está prohibida su venta, que son gratuitas y que sólo se aplican de acuerdo al calendario nacional de vacunación.
A partir de la venta ilegal de vacunas, que se dio en Campeche, se ha reforzado la vigilancia y se cuenta con el apoyo de la policía cibernética, para rastrear a quienes oferten el biológico.
Destacó el riesgo de aplicarse cualquier supuesta vacuna contra el COVID-19 en laboratorios, hospitales y clínicas no designadas por la autoridad.
La Cofepris ha girado instrucciones a las autoridades sanitarias de los estados, para que estén alertas y no se presente otro caso como el de Campeche, dado el peligro de aplicarse una vacuna, cuyo origen y contento se desconozca.
Recomendó a la población tener paciencia y esperar su turno de vacunación, con la certeza de que las dosis que les apliquen, son seguras, de laboratorios previamente autorizados.