El Poder Judicial de la Federación echó abajo el Decreto emitido por el Gobierno del Estado que permitía la eventual apertura de negocios prestadores de servicios en la entidad en medio de la contingencia sanitaria por COVID19, por lo que ahora tendrán que bajar cortinas.

El Juez Tercero de Distrito, en turno, concedió la suspensión provisional en el juicio de amparo promovido por el ciudadano Manuel Díaz, conocido como “Manene” en contra de dicho decreto argumentando que la apertura de bares, antros, boliches y demás establecimientos previstos en el decreto pone en riesgo la salud de la población al no alinearse a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud con motivo de la pandemia por Coronavirus.
De tal forma que sigue vigente el Aviso General emitido días antes por el Ayuntamiento de Aguascalientes en el sentido de que los diversos establecimientos deberán permanecer cerrados y prestar servicio exclusivamente a domicilio, en los casos que su labor así lo permita.
(Información ampliada en la edición del lunes 23 de marzo de El Heraldo)