Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Una noche de perros se vivió anoche en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).
Un can que aparentemente deambulaba en la pistas y calles de rodaje generó una movilización para su búsqueda… y la suspensión de operaciones.
La torre de control congeló las autorizaciones de despegues y aterrizajes, y ordenó que algunas aviones aterrizaran en aeropuertos alternos.
Fue el caso de Daniel Urías, originario de Hermosillo, quien en lugar de llegar a la terminal capitalina aterrizó en Toluca.
«Tal vez te preguntes cómo terminé en el aeropuerto de Toluca si estaba viajando a la Ciudad de México. Bueno, esta es mi historia: un perro anda suelto en la pista del AICM y tuvieron que cerrar las operaciones del aeropuerto», resumió en su cuenta de Twitter.
La incredulidad fue compartida tanto por pasajeros que estaban en vuelo como aquellos que ya estaban a bordo de los aviones y tuvieron que permanecer en tierra durante más de una hora.