Sus Revelaciones

Diego Martínez / Agencia Reforma

CDMX.- Auténticas rencillas, problemas de juego, alta competitividad, llanto, alegría, acrobacias aéreas y un sinfín de groserías.

El documental “The Last Dance”, que anoche llegó a su fin con la transmisión de los capítulos IX y X en Estados Unidos, arrojó muchos secretos de Michael Jordan, mismos que estuvieron guardados, por lo menos, 22 años.

“Air Jordan” le mostró al mundo que no es el chico bueno que todos ven, que es humano y también cometió errores, pero al igual enseñó que siempre ha hecho todo para encontrar la fórmula de la victoria.

Perder no era opción, algo que el legendario basquetbolista se encargó de recordarse a sí mismo y a sus compañeros en cada partido y entrenamiento.

Te presentamos diez revelaciones emblemáticas de la serie que conmocionó al mundo del deporte el último mes.

 

Odio genuino

Jordan no puede ver ni en pintura a Isaiah Thomas, ex guardia de los Pistones. La enemistad de ambos no fue algo publicitario.

La relación de Michael e Isaiah se deterioró cuando Detroit abandonó prematuramente la duela por su inminente eliminación ante los Bulls en Playoffs, acción que resultó vital para que Thomas no fuera parte del Dream Team.

 

Drogas y alcohol

Jordan reveló que en sus inicios en los Bulls, sus compañeros consumían cocaína y marihuana.

Incluso, el ex jugador también recuerda que en los medios tiempos había jugadores que consumían cerveza para hidratarse.

En el documental, Jordan afirma que no tomaba ni fumaba en sus inicios, que su mente estaba enfocada únicamente en su éxito deportivo.

Casa fantasma

Durante 10 capítulos pudimos ver a Jordan hablando en distintas locaciones de una casa. Muchos imaginaron que se adentraban a la intimidad del legendario jugador, pero no fue así.

Por petición de Jordan, las entrevistas se grabaron en tres distintas casas cercanas al sitio donde reside Michael, una rentada y dos de amistades del productor Jason Hehir.

Desgarrador

La imagen de Michael Jordan abrazando un balón y tendido en el vestidor se había visto anteriormente, pero nunca con el audio original. El documental lo reveló 25 años después.

Tras el regreso del primer retiro, Jordan volvió a coronarse en un día del padre. Michael le dedicó ese triunfo y título a su papá, que había fallecido dos años antes.

¿Ludópata?

A Jordan le gustaban las apuestas… bastante. El documental muestra cómo Michael era un verdadero adicto al juego, aunque diga que en cualquier momento lo podía dejar.

Desde pérdidas millonarias en apuestas en el golf y testificar en un juicio por deudas de juego, hasta suposiciones de que la muerte de su padre fue debido a problemas de apuestas.

 

Una nueva era

Jordan cuenta que el mejor partido en el que estuvo fue un entrenamiento del Dream Team en Mónaco, previo a Barcelona 1992.

“Magic” Johnson y Charles Barkley le iban ganando al equipo de Michael, a quien “picaron” con comentarios. A partir de ese momento, el llamado “Air Jordan” estuvo imparable, tanto que se dieron cuenta que venía una nueva era en la NBA.

 

‘Buen juego, Mike’

Jordan encontraba motivación hasta en sucesos inventados. Cuando LaBradford Smith anotó 37 puntos en casa de los Bulls, Michael aseguró que Smith le dijo “buen juego, Mike”, razón suficiente para que Jordan le devolviera el favor al día siguiente con 47 unidades.

En el documental, Michael revela que Smith nunca le dijo eso, pero lo inventó para motivarse.

Guardián fiel

El documental detalla la relación entre Jordan y Gus Lett, a quien conoció cuando éste se fracturó el pie en el inicio de su carrera, y que fue esencial para la leyenda.

Lett, quien fungía como guardia personal y recibió el apoyo incondicional de Michael cuando enfermó de cáncer, fue como una figura paterna para “Air Jordan” cuando perdió a su padre.

 

A la orden, Russell

Byron Russell retó a Jordan y perdió. En su etapa como beisbolista, Michael fue a Utah y aprovechó para ver al Jazz. Se topó con Russell, quien le reclamó por su retiro y le dijo que “él sí hubiera podido marcarlo”.

Poco después, Jordan eludió a Russell para anotar y darle la vuelta a las Finales en las que levantó su sexto y último campeonato.

 

¡Dales chance!

Michael reveló que escuchar a su mamá lo hizo elegir a Nike.

Jordan prefería a Adidas, pero Nike le hizo un “pitch” y ahí lo convencieron, todo gracias a Deloris, su madre.

James, padre de Michael, también estuvo en la reunión que cambió el rumbo de las marcas deportivas, pues Jordan y la compañía han ganado miles de millones de dólares.