Adriana Dávila
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Religiosas del Convento Villa de la Paz que fueron a cuidar a una hermana, quien se recuperaba en el Hospital 21 del IMSS, se contagiaron de Covid-19 y el número de infectadas aumentó ayer de 12 a 23.
La Secretaría de Salud del Estado confirmó los casos registrados en la casa ubicada en Valle de Chipinque, en San Pedro, además de la muerte de una de las residentes de 93 años, quien tenía cáncer y sufrió complicaciones tras el contagio.
Sor Norma Edith Muñiz negó que la muerte fuera por el Covid-19, pero De la O confirmó que el deceso ocurrió por complicaciones provocadas por el coronavirus.
La residente explicó que los primeros casos fueron de hermanas jóvenes que estuvieron en el hospital donde la hermana se recuperaba de una fractura de cadera. Posteriormente otras empezaron con los síntomas del coronavirus.
“De ahí se vino el Covid”, relató la madre, “todas las que fueron al Hospital de Zona, todas se enfermaron.
“Primero se fue a hacer (la prueba) una y salió positiva, luego otra y también, y al tercer caso que dio positivo fue que avisamos a Salud”.
La hermana aclaró que la capilla del lugar está cerrada desde marzo, por lo que no existen ceremonias ni tienen contacto con población externa.
Personal de la Secretaría, encabezado por Manuel de la O, acudió al convento para revisar y aplicar pruebas PCR al resto de las religiosas y demás personal.
Solamente una de las 63 residentes fue trasladada al Hospital Nova, debido a que registró altos niveles de glucosa y baja oxigenación.
De la O dijo que el resto de las pacientes están estables y reciben una atención adecuada.
Al interior, precisó, hay cuartos independientes, por lo que el aislamiento está garantizado.
Aseguró que darán seguimiento a los casos positivos.