En un esfuerzo continuo por garantizar la calidad del agua potable para los habitantes de Aguascalientes, el Modelo Integral de Aguas de Aguascalientes (MIAA) ha implementado un riguroso proceso de análisis de cloruros. Esta iniciativa tiene como objetivo cumplir con los estándares establecidos, asegurando así que el agua que llega a los hogares y campos de cultivo sea segura para el consumo humano y la agricultura.
Jesús Vallín Contreras, director general del MIAA, destacó la importancia de estos análisis en la preservación de la salud pública y la sostenibilidad del recurso hídrico en la región. Detalló que, en estrecha colaboración con la Secretaría de Salud del Estado, se realizan recorridos exhaustivos por los 218 pozos que actualmente operan en la ciudad de Aguascalientes. Estos recorridos permiten evaluar la calidad del agua en cada uno de los pozos y determinar su idoneidad para el uso doméstico y agrícola.
El análisis de cloruros desempeña un papel crucial en este proceso, asegurando que los ciudadanos de Aguascalientes tendrán acceso a un recurso hídrico de alta calidad. Vallín Contreras enfatizó que los niveles de cloruros en el agua de Aguascalientes se encuentran significativamente por debajo de los límites máximos establecidos por las normativas vigentes. Esta situación confirma que el agua distribuida en la ciudad está en consonancia con las exigencias sanitarias y de seguridad para el consumo humano y la producción agrícola.
De esta forma, Vallín Contreras afirmó que la labor del MIAA se erige como un pilar fundamental en la protección del medio ambiente y la salud de la población. Gracias a los esfuerzos conjuntos con la Secretaría de Salud del Estado, se ha logrado mantener un suministro de agua potable confiable y seguro para todos los sectores de la sociedad.