Superó Andrea Meza sus propias inseguridades

MONTERREY, NL.- Andrea Meza, la mexicana que representará al país hoy en Miss Universo, confesó que en el pasado carecía de seguridad en sí misma y sufrió bullying.
“Me he visto diferente en cada una de las etapas de mi vida, no sé si más o menos guapa, pero sí te puedo decir que en un pasado yo no me sentía feliz con cómo me veía. No me sentía bonita”, aseguró
La Mexicana Universal 2020, nacida en Chihuahua, de 26 años, señaló que fue una adolescente muy introvertida.
“Entre los 12 a 16 años no me sentía para nada atractiva. Tenía dificultades para convivir con mis compañeros en la escuela… Le tenía demasiado miedo al qué dirán”, compartió en entrevista telefónica antes de partir a Estados Unidos.
Esta chica bilingüe de 1.80 metros, que ha sido embajadora de turismo y es Ingeniera en Software, ahora sabe que eran sus propias inseguridades las que jugaban en su contra.
“Yo estaba muy pasada de peso cuando estaba más chiquita, estaba gordita y cachetoncita”, admitió.
“No me quedaba la ropa que se suponía que era para niñas de mi edad. Aparte era alta, me quedaba la ropa corta y eso me causaba inseguridad”.
Con el cambio de mentalidad entendió que su poder no estaba en su aspecto ni en cómo lucía.
“Curiosamente, me empecé a sentir más guapa y la gente empezó a ver eso en mí también”, asumió.
Andrea confesó que además sufrió bullying mientras estaba en secundaria.
“Realmente nunca recibí una ofensa de: ‘gorda, fea’, pero era este rechazo que sentía de que no formaba parte”.
La evolución que ha tenido, tanto en la parte personal como profesional, ahora será proyectada en el certamen internacional, donde transmitirá un mensaje de empoderamiento y de su lucha contra la violencia de género. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)