Amallely Morales
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXIC.-Viven en polos opuestos de la Ciudad, pero enfrentaron el reto más difícil como mamás: la educación en casa.
Desde la Magdalena Contreras, pasando por Las Lomas y hasta Iztapalapa. Tres madres de familia cuentan la ardua tarea que implicó para ellas y para sus hijos terminar el ciclo escolar desde su hogar.
“Es sin duda el mayor reto al que me he enfrentado como mamá.
“Yo tengo tres hijos y casi no los dejo usar la tableta. La más grande terminó su curso en línea y tuvo que adaptarse a estar conectada todo el tiempo”, asegura Norma Oloarte de la Alcaldía Contreras.
Al Oriente de la Ciudad, Carla Torres narra su experiencia que no difiere de la de Norma. Ambas son madres solteras.
“Yo tengo dos hijos y los dos llevaron sus cursos escolares en casa, y aparte yo tenía que trabajar en línea, y encima haz el aseo, limpia, haz de comer”, segura.
Desde Las Lomas de Chapultepec Nadia coincide en el reto de la educación en casa.
“No tenía ni idea del problema que iba a implicar el doble de tiempo y el triple de desgaste, porque hay que tomarle foto a la tarea, y luego si no se ve bien repetir las fotos, los videos. Fue una pesadilla”, dijo.
Sus madres esperan que la experiencia no se repita, sobre todo por el bien de sus hijos y de su aprendizaje.