El gobierno de Aguascalientes y el Congreso  del Estado tendrán que definir – llegado el caso – si aceptan someterse al propósito de MORENA, de que venda la Casa Aguascalientes, o defienden el derecho que les asiste de darle el destino que corresponda a los bienes inmuebles adquiridos con recursos locales.

El pacto federal no autoriza al gobierno central ni a sus representantes ante el Congreso de la Unión a disponer a su libre albedrío del país, como si las entidades fueran unas colonias que deben rendirse a humoradas o caprichos.

De acuerdo a la iniciativa del diputado de MORENA, Sergio Gutiérrez Luna, se pretende desincorporar y vender las residencias oficiales y casas de gobierno en los estados y dedicar los recursos que se consigan a equipamiento de hospitales públicos. Justifica la propuesta en la austeridad que lleva a cabo el gobierno federal y que se debe acabar con los gastos de mantenimiento “y con los lujos de estos inmuebles que muchas veces son utilizados para fines particulares o que se han convertido en residencias de lujo de políticos y sus familias”.

De llegarse a aprobar la iniciativa por el pleno de la Cámara de Diputados obligará a una reforma a la Ley General de Bienes Nacionales y haría necesario el asentimiento para todas las entidades, sin embargo los gobernadores que estén en desacuerdo pueden impugnar y recurrir ante la justicia federal para evitar que se les obligue a acatar esa medida.

Ante la pretensión de forzar que se venda la Casa de Gobierno ¿qué sigue?, ¿las casas de cultura? ¿las velarias? ¿los teatros Morelos y Aguascalientes?, ¿las reservas territoriales?, porque todo puede ser vendible sin importar los servicios que proporcionen. Una vez que se haya negociado todas las propiedades se caerá en la malaventuranza ya que no tendrá más de que echar mano y de cualquier modo los problemas sociales que se pretendía solucionar seguirán presentes.

Si tanto es el interés del diputado Gutiérrez Luna por eliminar las posesiones locales, debería empezar por exigir que se venda el Palacio Nacional, domicilio del actual mandatario, teniendo en cuenta que su atención, mantenimiento y vigilancia debe significar una fuerte erogación para el erario.

En lo que respecta a la Casa Aguascalientes es una residencia que mandó construir el extinto gobernador Rodolfo Landeros Gallegos (1981-1986), que además de servir como morada del  titular del Ejecutivo, cuenta con varios salones para reuniones, oficinas, jardines y un espacio arbolado.

Desde un principio el propósito fue ofrecer una estancia digna a los asistentes, lo cual se ha cumplido hasta la fecha, ya que sin llegar a los excesos es un lugar respetable, acogedor, donde se toman decisiones vitales para la sociedad.

Por más que pretenda ser diferente, el gobierno de López Obrador tiene profundas similitudes con el de Carlos Salinas de Gortari, que en aras de obtener los máximos recursos para, presuntamente, combatir la pobreza e impulsar el crecimiento del país, vendió todo lo que pudo, como Teléfonos de México, Cananea, Canal 7 y 13 de televisión y los bancos, tendencia que continuaría su sucesor Ernesto Zedillo, al privatizar Ferrocarriles, adquiridos por compañías estadounidenses y que más tarde, una de ellas, lo haría su empleado.

Privatizar no es sinónimo de una mejoría para la sociedad, tan es así que cada Presidente promete y se compromete a que el país será “otro” cuando concluya el sexenio, pero finaliza sin haber cumplido su palabra con la excusa que no le alcanzó el tiempo.

SOS SOCIAL

El número de suicidios que han tenido lugar durante el presente año (cerca de 180), impulsa que todos los sectores unan esfuerzos en la búsqueda de encontrar la forma de evitar que siga esta inclinación, sin duda una de la más difícil de resolver ya que quien recurre a la inmolación lo hace en la soledad.

Todo lo que se ha hecho para alcanzar ese objetivo ha sido estéril, al registrarse hasta tres hechos en un solo día, lo que obliga a trabajar a marchas forzadas y de manera multidisciplinaria, en espera de que con la participación de expertos se logre alcanzar el anhelo.

En esta labor participa la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes, el Instituto de Salud (ISSEA) y la Iglesia Católica, y cuentan con el apoyo de la UNAM, Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Para esta entidad es de suma importancia enfrentar este problema, toda vez que ya alarma el crecimiento que hay, en 2017 se registraron 151 casos y en 2018 fueron 143, por lo que en el presente año ya se superó ampliamente.

El obispo José María de la Torre Martín destacó que el proyecto Oasis, previsto para atender a enfermos terminales y personas enfermas o abandonadas, será modificado para darle atención profesional e integral a los casos más graves de males mentales. Consideró que hay ocasiones en que personas con problemas mentales y con conductas suicidas acuden al médico y no tienen medicamentos, por lo que esa tardanza en recibirlos los mantiene angustiados y deprimidos y hay momentos que los orilla a atentar contra su vida.

Oasis se ubicará en un terreno de una hectárea, cercano al Hospital Miguel Hidalgo y que funcionará en un plazo de dos años, para ello se requiere la cooperación de la feligresía y que entre todos se logre salvar vidas, inclusive la misma Iglesia hace trámites para que los donativos sean deducibles de impuestos, en tanto pidió una oración colectiva para que las personas que estén en esta situación desistan de su propósito y reencausen sus vidas a fines provechosos.

Por su parte, los especialistas en salud consideran que es fundamental reforzar el primer nivel de atención, esto es, el servicio de los centros de salud, ya que con previa capacitación del personal podrán detectar conductas pre-suicidas y ofrecer la atención oportuna.

Aunque se ha mencionado como “foco rojo” las colonias Insurgentes, José López Portillo, Ciudad Morelos y Villas de Nuestra Señora de la Asunción, que a principios de 2019 representaba el 50% de los suicidios, a estas alturas son más fraccionamientos, cabeceras municipales y comunidades rurales que presentan este cuadro.

Es fundamental vencer los obstáculos y prejuicios en torno a las enfermedades mentales, toda vez que en América Latina se desdeñan destinándole un presupuesto mínimo. Es paradójico que se dé escaso apoyo a la prevención y sean más los recursos para hospitales psiquiátricos, cuando la tendencia es reducir las camas de este tipo de nosocomios, porque es más importante prevenir que curar”, dijo Miguel Malo Serrano, representante de OPS-OMS en México y responsable de la Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, durante la reunión que tuvo lugar el 21 de febrero del presente año.

Cada quien en su ámbito – hogar, trabajo, centro de estudio, club deportivo o social, en plática con las amistades, etc.-, puede ayudar y en cuanto observe algo extraño en el comportamiento de un allegado de inmediato buscar la manera de apoyarlo y acompañarlo hasta que supere la etapa, sólo con la participación de todos es posible combatir el flagelo que tanto dolor causa y deja desolados a sus seres queridos.

SABIDURÍA POPULAR

Antes de cerrar la puerta, Víctor Trujillo, en su papel de Brozo, emitió una frase, que, aseguró, sintetizaba los 25 años que estuvo al aire: “Al poder se le revisa, no se le aplaude”, lo que significa un fuerte mazazo a quienes son proclives a las reverencias ante el gobernante. Brozo concluyó el pasado 29 de noviembre un ciclo en la emisión televisiva denominado “El Mañanero”, que se caracterizó por el ingenio, la sátira y la velocidad para responder ante cualquier situación.

¡Participa con tu opinión!