En los primeros ocho meses del año, la Dirección de Movilidad Municipal ha aplicado más de 72 mil infracciones a los ciudadanos, que se han traducido en sanciones económicas que van de los 870 a los 13 mil 050 pesos, informó el titular de esta corporación, Arturo Martínez Morales.

Respecto a los accidentes viales registrados en la mancha urbana o en la rural, acumulan 1,555 casos de enero a agosto pasado, donde el 95% de ellos sucedieron con vehículos en movimiento y un 5% fue con objetos fijos o automóviles estacionados.

En entrevista con El Heraldo, el comisario Arturo Martínez Morales señaló que las infracciones más comunes son: estacionamiento en línea amarilla con 13 mil 422 casos; por no usar casco 7 mil 067; por la falta de licencia de conducir un total de 7 mil 056; por no respetar la luz roja acumula 5 mil 230; por estacionarse sobre la banqueta 4 mil 035 y por no respetar la zona de carga y descarga suman 2 mil 858.

Por utilizar el teléfono celular mientras conducen acumulan 2 mil 729 infracciones; por estacionarse en doble fila son 2 mil 334; por estacionarse en zona peatonal reportan 1 mil 817; por estacionarse en camellón central son 1,717; por exceso de velocidad se registran 1,696; por conducir una motocicleta sin placas acumulan 1,395 y por estacionarse en parada de autobús se tienen registradas 1,393.

Los costos de las infracciones van desde 870 pesos, por el uso del celular asciende a 4 mil 350 pesos, por estacionarse en espacios para discapacidad es de 4 mil 150 pesos y por estado de ebriedad asciende hasta 13 mil 050 pesos.

El director de Movilidad del Municipio de Aguascalientes mencionó que todavía no se han terminado esos casos en donde los ciudadanos se amparan en contra de alguna infracción de Movilidad, pero esos asuntos son llevados por el departamento jurídico de la Secretaría de Seguridad Pública.

Finalmente, indicó que la infracción vial que suele traer muchas afectaciones se relaciona con el conducir con exceso de velocidad y otro factor relacionado es el uso del teléfono celular, lo que conduce a distracciones y por ende a percances automovilísticos.