Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En la actual campaña electoral, al menos 32 candidatos a cargos de elección popular han sido asesinados, principalmente en Veracruz, Jalisco, Oaxaca y Guerrero.

Entre el 7 de septiembre de 2020 (inicio del proceso electoral) y el 30 de abril, se reportan 476 agresiones en contra de políticos y candidatos con un saldo de 433 víctimas, 79 de ellas mortales, de acuerdo con la agencia Etellekt.

Apenas el jueves, el candidato a la Alcaldía de Cajeme, Abel Murrieta, fue asesinado en un acto de campaña en Ciudad Obregón.

Entre los aspirantes a presidencias municipales que han sido asesinados se encuentran el de Juventino Rosas, Guanajuato; el de Cosoleacaque, Veracruz; y el de Chilón, en Chiapas.

En conferencia en Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador admitió ayer que México atraviesa por un “momento difícil” debido a las campañas.

“Este es un tiempo, en efecto, difícil, por las campañas, por los intereses que se generan en las regiones y tenemos que proteger a los candidatos”, aseguró.

“Hay muchos elementos protegiendo a candidatos, lo vamos a seguir realizando, se va a seguir llevando a cabo la protección de los candidatos”.

En coordinación con autoridades estatales, el Gobierno de México brinda medidas de protección a 41 candidatos; de estos, 22 cuentan con vigilancia de policías estatales, 16 de la Guardia Nacional y tres de otras autoridades, según informó el pasado 9 abril la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Además, se estableció un centro de monitoreo que opera las 24 horas con más de 100 servidores públicos capacitados para protección a candidatos que hasta ese día atendía a 117 candidatas y candidatos amenazados.