Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO. -La pandemia ha provocado que 24 millones de empleos corran el riesgo de verse afectados, entre ellos 50 por ciento de las plazas ocupadas por mujeres, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Esto quiere decir que 44 por ciento de la población ocupada en México se enfrenta al riesgo de sufrir afectaciones como reducción de horas o salarios.
“El total de empleos en riesgo alto de verse afectado por la pandemia rebasa 24 millones, lo que representa el 44 por ciento del empleo total en México. Algunos grupos poblacionales son más vulnerables ante los efectos de la crisis sanitaria y económica.
“Si bien el País ha tomado algunas medidas para contener el impacto de la pandemia en el mercado laboral, la crisis que se experimenta tiene consecuencias y efectos sin precedentes”, subrayó el organismo en un análisis sobre el impacto del Covid en México.
En cinco meses, dijo, se han destruido más empleos formales que los que fueron creados en todo 2019, lo cual indica que la reactivación y la recuperación de estos empleos no se hará de forma rápida.
Detalló que el País experimentó una fuerte caída de empleos formales, considerando que, según el Instituto Mexicano del Seguro Social, se han perdido un millón 117 mil 584 de empleos formales de marzo a julio 2020.
La mayoría eran empleos permanentes y en agosto se recuperaron 92 mil 390 empleos formales.
“Las categorías de trabajadores que fueron más afectados por la caída en los puestos de trabajo son los trabajadores por cuenta propia y también los asalariados. En el caso de los primeros, los derechos laborales no son los mismos, y con frecuencia el trabajo por cuenta propia es un trabajo de subsistencia, que no permite que los ocupados salgan de la pobreza laboral.
“Es preocupante que una de las categorías de trabajadores más frágiles sea impactada dado que un trabajo independiente no ofrece la misma seguridad laboral que un trabajo asalariado”, subrayó.
En el análisis clasificó los sectores de actividad económica según el riesgo que iban a conocer al entrar la crisis sanitaria con mayor fuerza.
Así, los sectores que se encuentran en un riesgo más alto de perturbación debido a la crisis son las actividades de alojamiento y de servicio de comidas, las industrias manufactureras, las actividades inmobiliarias; las actividades administrativas y comerciales, el comercio al por menor y al por mayor; y la reparación de vehículos de motor y motocicletas.
La OIT consideró que la baja cobertura en seguridad social afecta a la calidad de los empleos en el País, lo cual puede empeorar por la crisis económica global.
El organismo también aseguró que una tasa de desempleo estimada de 11.7 por ciento para finales de año equivaldría a unos 6 millones de personas sin trabajo.