Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las agresiones que el personal de enfermería del IMSS ha recibido por ser considerado fuente de contagio de Covid-19 se registraron en doce estados de México y suman ya 21 casos, indicó Fabiana Maribel Zepeda Arias, Titular de la División de Programas de Enfermería del IMSS.
Los agravios van desde ataques con cloro y café caliente, impedimentos para usar el transporte público e insultos, hasta incendios en propiedad privada, lamentó.
“Un día antes (del incendio de su casa) la compañera había recibido la argumentación por parte de sus vecinos de que no era bueno para ellos que ella viviera ahí. Ahorita están las investigaciones para determinar si el incendio tuvo que ver con el hecho de que ella es enfermera. Fue en Nayarit”, detalló sobre uno de los casos más delicados.
“Además, tenemos una situación muy lamentable (en Jalisco) donde los vecinos ya se organizaron para pedirle a nuestra compañera que ya no viva ahí y por temor ha decidido mudarse”.
Tras enumerar las agresiones, la especialista llamó a la población a cuidar al personal de salud que atiende a enfermos de Covid-19 y aseguró que las enfermeras toman todas las medidas necesarias para no ser agentes de riesgo.
“A todas esas personas que creen en nosotros, muchas gracias, de verdad, y aquellas personas que han tenido ideas o han agredido al personal del salud invitarlos a que se limiten, nosotros podemos salvar sus vidas, ayúdenos por favor a cuidarlos, y para eso necesitamos que ustedes nos cuiden”, afirmó.
Zepeda Arias detalló que se han reportado agresiones a personal de enfermería en Ciudad y Estado de México, Yucatán, San Luis Potosí, Sinaloa, Jalisco, Puebla, Morelos, Coahuila, Guerrero, Quintana Roo y Durango.
“Estas agresiones han afectado fuerte al gremio, porque ahora, aparte, tenemos que lidiar con otras cosas, la agresión no es algo que alguien quiera, los invitamos a respetarnos”, indicó.
“Siéntanse tranquilos, nosotros no somos portadores en la calle, ni vamos a contagiar a nadie, por el contrario, los estamos ayudando, estamos haciendo lo que nos gusta y estamos entregados a nuestra labor”.
La mujer aseveró que el personal de salud utiliza equipo especial para trabajar con pacientes con coronavirus, por lo que su vestimenta no genera riesgo de infección.
“Este uniforme que hoy porto, lo porto desde hace 27 años y lo porto con mucho orgullo (…), pero hoy nos lo hemos quitado, en las calles ya no lo vemos y eso tiene mucho que ver con el daño a nuestra persona”, apuntó entre lágrimas.
Aunque recalcó que ante los ataques el personal médico experimenta impotencia y enojo, convocó a la población en general a mostrarse unida y fuerte, pues sólo así, dijo, se conseguirá el aliento para salir adelante tras la pandemia.