Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En México hay 2.2 millones de personas de 15 años y más ocupadas en el trabajo doméstico remunerado, de las cuales 88 por ciento son mujeres, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del primer trimestre 2021.
El 96 por ciento son trabajadores informales y 70 por ciento carece de prestaciones laborales.
Dentro del trabajo doméstico remunerado, el Inegi incluye las siguientes ocupaciones: empleados y cocineros domésticos; cuidadores de niños, personas ancianas o enfermas en casas particulares; jardineros, lavanderos y planchadores domésticos; choferes, vigilantes y porteros en casas particulares.
En promedio, indica la ENOE, las personas ocupadas en el trabajo doméstico remunerado laboran 30 horas a la semana y perciben ingresos mensuales de 3 mil 300 pesos. Los hombres obtienen en promedio 4 mil 200 pesos por 3 mil 200 para las mujeres.
Históricamente, indicó el Inegi en una nota informativa, el trabajo doméstico remunerado es una de las ocupaciones con mayor proporción de empleo informal.
“Una característica del trabajo doméstico remunerado es que en su mayoría no ofrece la prestación de acceso a servicios de salud, acentuado en el caso de las labores donde predominan las mujeres ocupadas.
“Únicamente 3 por ciento de las mujeres que realizan trabajo doméstico de forma remunerada cuentan con acceso a servicios de salud como prestación laboral. Por su parte, 16 por ciento de los hombres declararon contar con acceso a servicios de salud como prestación laboral”, señaló.
Otro aspecto que caracteriza la informalidad del trabajo doméstico remunerado, agregó, es la falta de contrato formal.
Al primer trimestre de 2021, detalló, sólo dos de cada 100 trabajadores domésticos contaban con contrato por escrito.