Óscar Luna

Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Dec-2019 .-Un total de 10 policías han sido asesinados en los últimos tres días en el estado de Guanajuato.
Las víctimas son siete agentes municipales de Villagrán, dos de Irapuato y uno de Celaya.
El miércoles por la noche un comandó atacó las instalaciones de la Dirección de Seguridad Pública de Villagrán, lo que dejó a tres elementos muertos.
Ayer cuatro agentes más, que fueron plagiados esa misma noche, fueron encontrados en bolsas negras en la carretera Salamanca-Celaya, a la altura de la comunidad de Sarabia.
Las víctimas fueron identificadas como José Trejo Tierrafría, Enrique Alfaro Pérez, Erendexy de la Fuente Vázquez, Pedro Antonio Neri Morales, Roberto López Lozano, María Guadalupe López Patiño y José Juan de la Fuente Villapando.
A través de redes sociales, el Ayuntamiento de Villagrán lamentó el asesinato de los elementos policiacos.
Debido a estos hechos violentos, el Gobierno anunció la suspensión del desfile navideño programado para la noche del próximo domingo en el centro de la ciudad.
«Como resultado de los hechos lamentables que sucedieron y en donde perdieron la vida elementos de Seguridad Pública en el cumplimiento de su deber, uniéndonos a la pena y luto que embarga a las familias de los elementos caídos, se ha decidió suspender el Desfile Navideño», informó.
Villagrán es un municipio gobernado por el Alcalde Juan Lara Mendoza, quien es indagado por la Fiscalía General de la República (FGR) por su probable nexo con el Cártel Santa Rosa de Lima, que encabeza el líder huachicolero José Antonio Yépez Ortiz, alias «El Marro».
Lara es originario de Santa Rosa de Lima y dos de sus sobrinos han sido detenidos por sus vínculos con dicha organización criminal.
El grupo delictivo que lidera «El Marro» está enfrentado con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), con quien se disputa el robo de combustible en la zona.
En otro hecho ocurrido la tarde del jueves, la comandante de la Policía de Irapuato, María Sonia Arellano Mendoza, fue encontrada descuartizada junto a un narcomensaje en una brecha en las inmediaciones de las comunidades de La Coyotera y El Carmen.
La mujer había sido plagiada dos días antes junto con su esposo e hijo, quienes fueron puestos en libertad por sus captores.
La noche de ese jueves, el policía Alejandro González Rivera fue ejecutado en su día de descanso al interior de una tienda de abarrotes en la colonia Apatzingán, también en Irapuato.
También ese día, el agente Irving Uribe Martínez fue asesinado en la colonia Segunda Sección Jardines, en Celaya.
El policía fue atacado cuando viajaba a bordo de una motocicleta mientras vigilaba una vivienda entre las calles Pirules y Fresnos; los agresores huyeron en un vehículo que fue abandonado en la Colonia del Bosque.

¡Participa con tu opinión!