Rolando Herrera 
Agencia Reforma

CDMX.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) ha recibido hasta el momento 21 denuncias en contra del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, por presunto enriquecimiento ilícito, informó la titular de esa dependencia, Irma Eréndira Sandoval.

La última de las denuncias, dijo la funcionaria al comparecer en el Senado por motivo de la glosa del Primer Informe de Gobierno, se recibió el 30 de septiembre pasado.

«En este caso que usted señala tenemos ya un acumulado de 21 denuncias recibidas, es una investigación que la sociedad está exigiendo mucho», indicó.

Bartlett ha sido acusado de omitir en su declaración patrimonial la existencia de 25 inmuebles con un valor aproximado de 800 millones de pesos que están a nombre de su concubina, Julia Elena Abdala, y sus hijos.

El titular de CFE justificó la omisión al señalar que no estaba obligado a registrar los inmuebles debido a que Abdala no es su cónyuge y que sus hijos no dependen económicamente de él.

La senadora panista Xóchitl Gálvez, quien presentó una de las denuncias, le pidió a Sandoval que en este caso actúe como la propia Secretaria dijo durante su exposición ante los senadores en el sentido de que en el combate a la corrupción están actuando de manera inmediata.

«Yo cerraría el tema de lo que me dijo, una acción inmediata y sanciones inmediatas, si camina como pato, nada como pato, pues es pato, o sea, la señora Abdala es concubina del señor Bartlett, que se haga güey y declare lo que debe de declarar», indicó.

Gálvez también cuestionó por qué fue la propia SFP la que promovió la modificación de los formatos de la declaración patrimonial y de intereses para evitar que los datos de los concubinos fueran de naturaleza pública.

«Al ex titular de la CRE (Comisión Reguladora de Energía), Guillermo García Alcocer, se le inició una investigación sin denuncia de por medio por posible conflicto de interés porque familiares de su esposa trabajaban en una empresa proveedora de la industria eólica, en una empresa que contaba con permiso de la CRE, situación que no presentó en su declaración de conflicto de interés.

«Entonces, mi pregunta es ¿será que en este gobierno medirán con la misma vara a sus adversarios políticos y a sus aliados? ¿O seguiremos simulando como usted acaba de decirnos hacían los antecesores?», reprochó.