Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador recomendó a los Gobernadores entrantes que, sin afán de venganzas, auditen a sus antecesores, y denuncien en caso de hallarse irregularidades.

“Yo lo recomendaría eso, que se hagan auditorías, claro, es decisión de cada quien, y que se deslinden responsabilidades sin afán de venganzas, sino nada más para que la ciudadanía esté informada de cómo entregan, cómo está la situación de las deudas, no solo la deuda formal contratada con bancos, sino la deuda a proveedores, los sueldos, el pago a los trabajadores, todo un informe completo y si hay irregularidades, a la Fiscalía, y ya es la autoridad competente la que va a resolverlo”, comentó en conferencia.

El Mandatario federal consideró importante que quede constancia de que se presentaron denuncias, de ser el caso, para que no queden sin castigo las corruptelas.

“Porque si no es lo mismo”, dijo, “hubo desfalco, no dijeron nada, lo asumieron, y parte de la crisis actual es lo que se viene arrastrando de tiempo atrás, entonces es necesario que se hagan los avalúos, es una recomendación que nosotros tenemos como autoridad, los municipios, los estados, son libres, soberanos, para eso tienen Congresos locales, los Tribunales superiores de justicia”.

Eso corresponde a las autoridades locales, insistió, es solo una opinión porque sí se debe de cuidar.

López Obrador aseguró que su administración no debe recursos a los Gobiernos locales, pues puntualmente se les entregan sus participaciones y hasta se les adelantan.

Pero, aclaró, hay que mantener finanzas públicas sanas, la clave es no permitir la corrupción y aplicar la austeridad.

“Si no se destierra la corrupción no hay salida”, sentenció.