Alfredo González y Marlen Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La intención del Presidente Andrés Manuel López Obrador de revisar el actual esquema de Afores y la iniciativa de ley propuesta por el Diputado federal morenista por Nuevo León, Edelmiro Santos, para que las controle el Banco del Bienestar, podrían afectar los fondos de retiro de los trabajadores, y con ello las futuras pensiones, advirtieron especialistas.
“Pasar la administración de estas cuentas al Estado sería poner en riesgo los recursos de los trabajadores”, sentenció Abraham Vela Dib, presidente de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar).
“Cuando se vincula al regulado (que sería el Banco del Bienestar) con el regulador (que sería el Gobierno federal) surge un fenómeno que se conoce como captura regulatoria, que hace que las decisiones que se tomen respondan a otros intereses que no son del trabajador”.
López Obrador dijo el lunes que considera la alternativa de que el Estado retome la administración de los fondos de retiro, al considerar que el esquema de Afores privatizó los ahorros de los mismos.
Sin embargo, Mario Saucedo, presidente estatal de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, aseguró que desde el punto de vista jurídico no existe tal “privatización”.
“La seguridad social en materia de pensiones recae en instituciones privadas (Afores), pero que están bajo la estricta regulación y supervisión del Estado a través de la Consar. Ahora su estructura es más eficiente que lo que fue bajo la administración del IMSS”.
En esto último coincidió Bernardo González, presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro, al destacar que el sistema actual de Afores está muy bien diseñado.
“Los ahorros están correctamente diversificados y eso permite garantizar a los trabajadores buenos rendimientos en el largo plazo”.
Aunque reconoció que el sistema de pensiones requiere una reforma, Alejandra Macías, especialista en pensiones del Centro de Investigaciones Económicas y Presupuestarias, sostuvo que la alternativa de que sea el Gobierno el que administre los recursos representa riesgos importantes, tanto para los futuros pensionados como para las finanzas públicas.
“El riesgo siempre va a ser que el Gobierno utilice los recursos para subsanar hoyos en el presupuesto”.
Al cierre del primer trimestre del año, los recursos administrados en el Sistema de Ahorro para el Retiro sumaron 3 billones 914.2 mil millones de pesos.
Macías añadió que eliminar el modelo de cuentas individuales y regresar al previo, en el que las aportaciones eran congregadas en una sola bolsa y luego distribuidas, es insostenible en términos económicos para el Gobierno debido a la estructura poblacional del País, donde el número de trabajadores jóvenes es inferior a la cantidad de personas pensionadas.