Un chofer residente en Aguascalientes fue víctima de secuestro y tortura por parte de un grupo de sicarios en el municipio de Jalostotitlán, Jalisco. Tras permanecer cautivo durante 12 días, fue liberado y regresó por sus propios medios a su domicilio. Debido a las lesiones resultantes de la tortura, fue necesario trasladarlo a un hospital para atención médica.
Agentes del Grupo Homicidios de la PDI acudieron al Hospital Tercer Milenio para investigar el caso de un paciente identificado como Luis Manuel, alias “El Güicho”, de 45 años, originario de Zacatecas, pero residente en la avenida Fundición, colonia Altavista, en Aguascalientes, tras ser notificados por el personal médico sobre las lesiones que presentaba, incluyendo quemaduras y golpes en diversas partes del cuerpo.
Según relató Luis Manuel, quien trabaja como chofer de una empresa de transporte, el 10 de mayo de 2024 viajó a Jalostotitlán, donde fue secuestrado por hombres armados que lo llevaron a una «casa de seguridad», donde fue torturado e incomunicado. Ante la imposibilidad de localizarlo, su familia presentó un reporte por su desaparición en la Agencia del Ministerio Público de Tepatitlán, incluyendo también el robo del tráiler que conducía.
El sábado 18 de mayo a las 22:00 horas, Luis Manuel regresó a su hogar, siendo liberado por sus captores. Presentaba evidencias de tortura, como golpes y quemaduras de segundo grado, e inicialmente se negó a denunciar los hechos ante la Fiscalía General de Aguascalientes. Sin embargo, su estado de salud se complicó y el miércoles 22 de mayo, fue llevado por su familia al Hospital Tercer Milenio, donde se le diagnosticó estrés postraumático y deshidratación moderada.
Agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI ya están llevando a cabo las investigaciones pertinentes, en colaboración con la Fiscalía Especial de Personas Desaparecidas de la FGE de Jalisco.