Jefas de familia siguen sin ver la suya en su economía, luego de que una gran mayoría sigue sin incorporarse al 100% a sus trabajos y reciben únicamente la mitad del sueldo, lo que hace que su situación sea muy complicada, señaló la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista social comentó que a la fecha para muchas jefas de familia el empleo simplemente se acabó y aunque pareciera que la ciudad ya volvió al 100% a la actividad, para este sector no es así, pues varias de ellas siguen teniendo turnos mezclados donde unas van solamente a laborar lunes, miércoles y viernes y otras nada más los martes, jueves y sábado, lo que les representa también la mitad de su sueldo, aunado a los múltiples despidos que sí hubo en Aguascalientes, sobre todo para quienes trabajaban en restaurantes y para cuyo sector ha sido muy difícil mantener los empleos. “Muchas de ellas trabajaban lavando los platos, haciendo el servicio de limpieza y hoy hay restaurantes cerrados y ellas desempleadas”.
Adicional a lo anterior, dijo que también muchas están batallando con el incremento en los precios de la canasta básica sin que nadie les esté poniendo atención, aunque constantemente van y se quejan y solicitan apoyo económico a sus representantes populares, sin embargo, no encuentran de dónde echar mano. “Es un incremento descomunal el que se ha presentado en muchos de los productos donde hoy te costaba 5 pesos, mañana 7 y pasado mañana 9 pesos. Casi un 100% de incremento para muchísimos productos que forman parte de la alimentación y la canasta básica para el sustento de las familias”.
Subrayó que otra situación con la que han tenido que lidiar recientemente es con la pandemia y la preocupación creciente de que ahora sí están viendo la posibilidad de contagiarse, toda vez que antes creían que no existía y que era un invento del Gobierno. Sin embargo, en los últimos dos meses empezó el incremento de contagios fuerte en la zona oriente de la ciudad y muchas jefas de familia ya están viendo la realidad. “Para las familias del oriente se está volviendo muy complicado el tema de la pandemia, ahora ya empezaron a creer que existe lo del COVID”.