Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Maestros de inglés que forman parte del Programa Nacional de Inglés (PRONI) acusan que pese a tener años de servicio no cuentan con una plaza docente ni prestaciones laborales.
Además, denuncian que en el actual ciclo escolar, debido a la austeridad con la que se maneja el programa a cargo de la SEP, en al menos ocho entidades se han suspendido clases o éstas no han tenido la continuidad necesaria.
Rigel Guzmán Soler, vocera de “Teachers Haciendo Camino”, organización nacional de maestros del PRONI, aseguró que es común que a los docentes no les paguen en tiempo, haya retrasos o decidan no renovarles contratos.
Profesores de Durango, Querétaro, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nayarit y Oaxaca, dijo, reportaron rezagos por la tardanza en la renovación de contrato.
En tanto, agregó, maestros de Puebla, Veracruz y Yucatán señalaron que pese a haber firmado un contrato temporal, trabajaron sin recibir pagos los primeros meses.
La maestra con 15 años de antigüedad refirió que se han sostenido cuatro mesas de diálogo con el titular de la SEP, Esteban Moctezuma, pero no ha habido respuesta efectiva a sus demandas.
“Hay presupuesto, pero no sabemos qué pasa. No nos reconocen como maestros, sino que nos reconocen como asesores externos especializados. Las reglas de operaciones especifican que día laborado, es día pagado, no nos pagan días festivos, vacaciones, y las reglas de operación le brindan el poder al Estado de contratar como quiera, de la forma que quiera y pagar de la forma que se le dé la gana”, expuso en entrevista.
Por la contingencia sanitaria, refirió, tampoco tienen apoyo para cubrir herramientas tecnológicas, internet o crédito para celular.
“Una maestra estaba embarazada y acaba de tener a su bebé. Ella se tiene que presentar a trabajar, no tiene derecho de maternidad, ni permisos, no tienes derecho a enfermarte”, lamentó.
“No tenemos servicios de ley, olvídese de un servicio médico y con esta pandemia ¿cómo podemos hacerle? No podemos buscar trabajo porque todo está cerrado. En Guerrero sólo se dio contrato por un mes con la cláusula ‘servicio de apoyo voluntario’, ‘apoyo económico’ pero no dice cuánto. Es una verdadera vergüenza”.

TRANSA
En su informe de la Cuenta Pública 2019, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló un probable desfalco por 74.2 millones de pesos en el PRONI.
Sobre ese monto, el organismo apuntó que se realizaron transferencias de recursos sin la debida justificación, así como el incumplimiento de los convenios formalizados con las entidades para el desarrollo de una plataforma tecnológica, lo que afectó al presupuesto asignado.
Además, la ASF apuntó que no existe un criterio claro en las reglas de operación del PRONI donde se indique cuál es la metodología, ni los parámetros para la asignación y distribución de los recursos destinados para materiales didácticos para la enseñanza del inglés en cada estado.
Según la Auditoría, San Luis Potosí es la entidad que tiene el mayor monto observado con 13 millones de pesos, entre los que se señala que 9.3 millones de pesos fueron destinados a la contratación de 330 asesores externos de los que no se envió evidencia documental.
Ante esto, Guzmán Soler señaló que existe un hartazgo entre los docentes, que ahora están indignados por estos actos de corrupción documentados por la ASF.
Criticó que a docentes se les exijan estrictos métodos de comprobación y los directivos no actúen con transparencia.
“Compañeros fantasmas que iban a cobrar. ¡No es posible! No es posible en verdad. Es un insulto. Había compañeros, lo sé de viva voz, sin internet en su casa y veían la manera de hacer llegar las evidencias”, expresó.