Por segunda semana consecutiva los Cleveland Browns sorprendieron a propios y extraños haciendo un partido digno ante el máximo candidato a llevarse el Super Bowl que es Kansas City. Los Chiefs pusieron en juego su temporada por una jugada clave en el tercer periodo que puede costarles caro en el futuro por la lesión de una de sus estrellas.
El partido comenzó tal y como se esperaba con los Chiefs siendo agresivos a la ofensiva. Una serie de pases de Mahomes y buen juego terrestre hizo avanzar al equipo de casa todo el terreno de juego hasta que el mismo Mahomes hizo una jugada personal anotando los primeros siete puntos de la tarde. Los Browns contestaron con una serie de casi siete minutos que se tuvo que conformar con un gol de campo.
Nuevamente los Chiefs mostraron su poder ofensivo avanzando en tan sólo siete jugadas todo el campo y Travis Kelce apareció en las diagonales logrando otro touchdown en lo que fue un inicio dominante por parte de Kansas City que más tarde aumentaría el marcador con tres puntos más. La jugada clave del partido sucedió en la recta final del segundo cuarto cuando los Browns montaron un gran ataque, Rashard Higgins recibió un pase de Baker Mayfield y en su intento por anotar fue golpeado por Sorensen, el balón salió disparado saliendo por la zona de anotación en lo que se convirtió en un touchback que le dio la posesión a Kansas City por regla, cabe señalar que esta jugada debió ser castigo por un golpe casco contra casco, pero no se señaló. Los Chiefs recuperaron el ovoide y anotaron tres puntos más colocándose 19-3 a la mitad del partido.
En el tercer cuarto las cosas cambiaron drásticamente. La primera serie de los Browns dio frutos con Jarvis Landry anotando en un buen juego de pies que le permitió hacer la jugada, minutos más tarde Patrick Mahomes saldría del partido conmocionado luego de un golpe que lo dejó noqueado en el terreno de juego. Aunque los Chiefs sumarían tres puntos se les complicaría el partido. Un acarreo por el centro hizo anotar a Kareem Hunt que ponía a los Browns a cinco puntos de distancia con once minutos por jugar.
Todo parecía en favor de Cleveland, pero el mariscal de campo sustituto de los Browns Chad Henne se sacó una jugada grande en tercera y veinte por avanzar logrando la primera oportunidad por piernas con menos de dos minutos por jugar. Ya sin tiempos fuera los Browns no pudieron hacer nada para que los Chiefs se llevaran el partido con una victoria 22-17 en un juego cerrado.
Ahora lo más importante será saber si Mahomes podrá jugar la próxima semana ante los Bills en el juego por el campeonato de la Conferencia Americana recordando que la NFL es la que autoriza a los jugadores que están en protocolo de conmociones. El 15 de Kansas se fue con 255 yardas y 1 pase de anotación en dos cuartos y medio; en tanto Cleveland no pudo hacer la proeza por lo que están pensando en la próxima temporada. Los Chiefs se instalan en la final de conferencia por tercer año consecutivo creando una nueva dinastía en la NFL.