Imelda Robles
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Pacientes con Parkinson que son derechohabientes del IMSS enfrentan la falta de medicamentos y ahora, por la pandemia, también padecen la suspensión de consultas con neurólogo, denunciaron la Asociación Neurológica Enfermedad de Parkinson en Monterrey y personas diagnosticadas con la enfermedad.
En enero, pacientes de hospitales públicos del Estado refirieron tener hasta 10 meses con desabasto de medicamentos para esta enfermedad, pero informaron que la situación fue regularizada tras la publicación.
Dora Leticia González, hija de María Benita González, de 71 años y con Parkinson, narró que su mamá se atiende en la Clínica 26 y desde mayo no le daban el medicamento levodopa y carbidopa, necesario para que el cuerpo no se inmovilice.
Agregó que en septiembre sí le surtieron el fármaco, pero le faltaron pramipexol y clonazepam.
“Mamá se mortifica mucho por la falta de medicamentos y empieza con lapsos de lagunas mentales o alucinaciones”, dijo Dora.
Mireya López Verdugo, fundadora de la Asociación Neurológica Enfermedad de Parkinson, señaló que crearon redes de apoyo para compartirse medicamentos.
La situación es muy grave, enfatizó, porque ante la pandemia bajaron las donaciones.
“A diario recibo llamadas de pacientes que me comentan: ‘Fui a la clínica tal del IMSS y no tienen medicamento'”, refirió.
Rosa Elia Carreón, de 65 años, diagnosticada con Parkinson, se atiende en la Clínica 67, reconvertida para pacientes con Covid, y dijo que su última cita con el neurólogo fue en agosto del 2019.
“Me dijeron definitivamente que no hay fecha ni siquiera cercana para una consulta con el neurólogo”, expresó.
Las consultas eran cada seis meses y son indispensables.
Eduardo Rivas Galaviz, de 37 años, se atendía en la Clínica 67 y no ha podido consultar.