Staff
Agencia Reforma

GINEBRA, Suiza.-La violencia contra las mujeres sigue predominando de forma devastadora, y casi una de cada tres mujeres en el mundo es víctima de alguna agresión física o sexual en el transcurso de sus vidas, indicó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).
La proporción se ha mantenido en gran medida sin cambios en la última década, señaló la OMS en su más reciente informe que presenta cifras del mayor estudio jamás realizado sobre la violencia contra las mujeres y que reúne estadísticas de 158 países.
Con base en datos del 2000 a 2018, el reporte actualiza los cálculos anteriores publicados en 2013.
La investigación halló que alrededor de 31 por ciento de mujeres de entre 15 y 49 años, o hasta 736 millones, ha experimentado violencia física o sexual. Identificó, además, que las agresiones comienzan en etapas tempranas. Una de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 24 años que han estado en una relación ya habrán experimentado violencia por parte de su pareja para cuando hayan llegado a los 25 años.
Las agresiones de las parejas es por mucho la forma de violencia más predominante contra las mujeres a nivel mundial y afecta a 641 millones.
Mientras tanto, sólo 6 por ciento de las mujeres reporta haber sido agredida sexualmente por una persona que no sea su esposo o pareja. Dados los altos niveles de estigmatización y los bajos niveles de denuncia de abuso sexual, es probable que la cifra real sea significativamente mayor.
“Globalmente, cuando vemos el efecto combinado de la violencia íntima por parte de la pareja y la violencia sexual por parte de la no pareja, tenemos que una de cada tres mujeres ha experimentado al menos alguna de estas formas de violencia”, dijo la doctora Claudia García Moreno, de la unidad de salud reproductiva e investigación de la OMS.
La Organización advierte que la pandemia de Covid-19 ha empeorado aún más la situación como resultado de medidas como las cuarentenas y la interrupción de servicios de apoyo vitales.
Diversos estudios muestran un aumento de la violencia doméstica contra las mujeres a medida que los Gobiernos han impuesto restricciones que obligan a la gente a permanecer en sus casas.
“(El nuevo coronavirus) ha generado una ‘pandemia en la sombra’ de mayor violencia de todo tipo contra mujeres y niñas” , dijo la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.
“Todos los Gobiernos deben tomar medidas enérgicas y proactivas para abordar esto e involucrar a las mujeres al hacerlo” .
Para evitar este tipo de violencia, la OMS pide a los países adoptar sólidas políticas de género transformadoras, reforzar la respuesta de los sistemas de salud e invertir en estrategias de prevención sostenibles y eficaces basadas en evidencia.
A los niños se les debería enseñar en las escuelas sobre la necesidad del respeto mutuo en las relaciones y el consentimiento en el sexo, dijeron funcionarios de la Organización.
“A diferencia de la Covid-19, la violencia contra las mujeres no puede detenerse con una vacuna”, señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.
“Sólo podemos combatirla con esfuerzos de fondo y sostenidos de los Gobiernos, comunidades e individuos para cambiar actitudes nocivas, mejorar el acceso a oportunidades y servicios para mujeres y niñas y fomentar relaciones saludables y de respeto mutuo”.