Unos hermanitos, que se quedaron solos en su domicilio, provocaron un incendio al jugar con cerillos y uno de ellos sufrió quemaduras que lo tienen al borde de la muerte.
El accidente se registró el vienes a las 16:13 horas, en una vivienda ubicada en la calle Motolinia, en la colonia El Chaveño, municipio de Rincón de Romos.
El lesionado es un niño de 3 años, quien fue trasladado en el helicóptero Águila Uno de la Policía Estatal hasta el Hospital Hidalgo.
Fueron los mismos vecinos quienes se percataron que de una vivienda salía corriendo un niño de 7 años y gritaba pidiendo ayuda para su hermanito. Un hombre ingresó a la casa y se percató que, en una de las habitaciones, un colchón estaba envuelto en llamas.
Asimismo se dio cuenta que un niño estaba atrapado entre la cama y la pared y el fuego ya lo había alcanzado, por lo que arriesgando su propia vida decidió rescatarlo.
Una vez que logró salir por la azotea hacia un domicilio aledaño, abordaron al niño a una camioneta y lo trasladaron al Hospital General de Rincón de Romos, donde ingresó en paro cardio-respiratorio.
Debido a que requería ser trasladado al Hospital Hidalgo en el menor tiempo posible, el secretario de Seguridad Pública del Estado, comisario Porfirio Javier Sánchez Mendoza, autorizó que el helicóptero Águila Uno de la Policía Estatal, que en ese momento participaba en un operativo en el municipio de Asientos, hiciera el traslado.
En un lapso de 8 minutos la aeronave llegó a su destino, donde ya esperaba la ambulancia ECO-432 del ISSEA, siendo ingresado al área de Urgencias Pediátricas, donde especialistas trataban de salvarle la vida, ya que presentaba quemaduras de segundo y tercer grado en el 90 por ciento de la superficie corporal.
Mientras tanto, los Bomberos Estatales y Bomberos Municipales de Rincón de Romos procedieron a sofocar el incendio domiciliario, que dejó fuertes daños materiales, ya que el fuego consumió muebles, ropa y aparatos electrónicos.