MONTERREY, N. L.- A tres años y medio de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a Julión Álvarez de presunto lavado de dinero del narco, el intérprete de norteño banda habló de cómo acabó involucrado en ese asunto y denunció que ha sido víctima de discriminación tras este señalamiento.
El cantante, junto con el futbolista Rafael Márquez, fue señalado de hacer negocios con el narcotraficante Raúl Flores, alias “El Tío”, por lo que se congelaron sus cuentas.
Julión contó cómo fue corrido de un restaurante cuando estaba en plan familiar con su esposa Nataly Fernández, con quien se casó desde 2011, madre de sus dos niñas, y quien terminó llorando por lo ocurrido.
“Me tocó vivir a mí la cuestión de discriminación en más de una ocasión, una de ellas la recuerdo perfectamente, en un lugar a donde yo acostumbraba ir a cenar con mi señora, que estaba embarazada, llego y no me sirven. Me le acerco y digo: ¿qué pasa, amigo?”.
Después le explicaron que no era bienvenido al lugar por los señalamientos en su contra.
“Le digo: ‘No te preocupes, entiendo, deja que mi señora termine de cenar y me retiro’. Me dijo: ‘no, ni usted ni su señora pueden estar aquí, por favor retírense'”.
En cuanto al caso, indicó que en Estados Unidos continúa la investigación por lo que espera pronto una resolución favorable. (Staff/Agencia Reforma)