Sufre el Centro Comercial Agropecuario (CCA) los estragos de la contingencia activada por el coronavirus. A pesar de que los precios no han sufrido mayores ajustes, establecimientos como fruterías y carnicerías han visto reducidas sus ventas en los últimos días.
Por medio de un recorrido realizado a la central de abastos más importante de la ciudad, pudimos conocer el panorama que prevalece una vez que se activó la fase dos por COVID-19. A diferencia de un día cualquiera bajo situaciones normales, las entradas al Agropecuario lucen despejadas, lo mismo sucede al momento de buscar cajones de estacionamiento, los cuales ahora resultan relativamente fáciles de hallar. En los pasillos que dirigen a las bodegas, así como al mercado, se puede caminar con comodidad, alejados de empujones o atropellos accidentales con los carritos del mandado.
De acuerdo con don Jaime, un trabajador de una bodega de chiles secos, ni en los periodos más flojos del año se había notado tanta calma; “yo estoy aquí desde las siete de la mañana todos los días y se ve muy poco movimiento. La verdad es que en el Agropecuario siempre hay gente pero ahora por eso de la enfermedad prefieren no salir”, explicó.
Mariana, una vendedora de tamales, quien tiene doce años trabajando, dice que de vender más de 300 tamales, ahora ha decidido reducir a la mitad su producción, pues en los primeros días de la contingencia, se le dificultaba más poderles vender. “Mi papá decía que para darnos una idea de cómo estaban las cosas, nos fijáramos en las ventas del Agropecuario, si no hay ventas aquí, no hay movimiento en la ciudad”, resaltó.
Por su parte, el “Güero” Franco, como lo conocen, dijo que los precios en verduras se han mantenido sin mayores incrementos, pudiendo encontrar jitomate entre los 8 y 12 pesos en kilo en promedio, así como cebolla entre los 9 y 12 pesos. El limón, papa, chile ancho, se encuentran en promedio desde los 11 y hasta los 22 pesos respectivamente. “Sí ha venido menos gente, se ve luego luego, pero la que viene lleva de más a o lo mejor porque ven difícil poder regresar el domingo. Eso compensa en cierta parte”, finalizó.